La estación Panamericana, ubicada en el cruce del Acceso Pilar y las vías del Belgrano Norte, comenzaría a funcionar hacia mediados de año. En sus cercanías se construyen 920 plazas de estacionamiento y un ambicioso desarrollo inmobiliario. Tras la cancelación del diferencial, pararán allí sólo los servicios comunes.

En los próximos meses los usuarios de la línea Belgrano Norte podrían comenzar a utilizar la nueva estación Panamericana, una parada anteriormente inexistente que fue construida en el cruce de las vías de ese ferrocarril con el Acceso Pilar, a la altura del kilómetro 46 de esa autopista. La inauguración podría tener lugar en una fecha aún no confirmada, pero no sería antes de mayo próximo.

Las obras están bastante avanzadas: ya se encuentran terminados los andenes (de baja altura, aptos únicamente para el material convencional remolcado con el que opera la línea Belgrano Norte), el cerramiento perimetral, los sistemas contra incendios, los accesos y la iluminación. Restan colocar refugios y asientos, además de construir el edificio de la estación, donde tendrán sede las boleterías, y los baños.

La nueva estación está íntimamente relacionada al desarrollo inmobiliario Pilar Bicentenario, un emprendimiento privado que contempla un gran complejo de viviendas, oficinas, edificios corporativos, comercios y consultorios médicos, que aún está en desarrollo. La primera etapa del complejo, “Pilar Parking”, un edificio de cinco niveles con 920 cocheras, está pronta a finalizar.

La idea original era transformar la zona en un centro de transbordo que permitiera a los usuarios abordar allí el servicio diferencial que se prestaba con los cochemotores Alerce hacia Retiro. Sin embargo, tras la crisis tractiva y de material rodante que sufrió la línea Belgrano Norte en el transcurso de este año –que estuvo a punto de provocar la suspensión de servicios más allá de Grand Bourg, algo que no prosperó gracias a la resistencia de los vecinos y los gremios–, los diferenciales fueron cancelados y los coches transferidos a un servicio semirápido de tipo convencional.

Tras anunciar con gran pompa un “plan de inversión” para la línea –que no era otra cosa que un programa de mantenimiento de emergencia y algunos parches para paliar la situación–, en octubre pasado el ministro Dietrich le había bajado definitivamente el pulgar al servicio: “No vamos a impulsar ningún tren diferencial para la gente que vive en los countries”, dijo, lo que generó algunos roces con el consorcio a cargo del desarrollo de Pilar. “Estamos conversando [con el Estado] sobre los cambios que nos han propuesto […] Confío en que durante el segundo semestre podría inaugurarse la estación”, dijo a La Nación Mateo Corvo Dolcet, presidente del directorio de Pilar Bicentenario.

La estación Panamericana formaba parte de un plan delineado durante la gestión de Florencio Randazzo para añadir nuevas paradas al Belgrano Norte: además de ésta se encontraban contempladas las estaciones Ciudad Universitaria (inaugurada en 2015) y Aeroparque, cancelada ese mismo año por recomendación de la ANAC y de AUSA.

Comentarios