Tras haber estado interrumpido todo el fin de semana largo por obras de adaptación, el Belgrano Norte reanudó servicio en la mañana de este lunes con andenes provisorios en todas las estaciones. Algunas plataformas cedieron al peso y dos pasajeros cayeron. Usuarios notaron desperfectos y terminaciones "a las apuradas". A esto se sumaron demoras durante toda la mañana y los trenes colapsaron. En horas de la tarde se dispuso la suspensión de todos los servicios hasta que los nuevos andenes sean inspeccionados.

En Boulogne el andén provisorio cedió en las primeras horas de esta mañana.

La línea Belgrano Norte sufrió en la mañana de este lunes notorios problemas en el servicio, demoras y abarrotamiento de pasajeros en trenes y estaciones.

Este lunes fue el primer día de operación con andenes provisorios elevados en casi todas las estaciones (Saldías permanece cerrada), un paso necesario para permitir el avance de las obras de modernización de estaciones y elevación definitiva de las plataformas. Para esto, el pasado fin de semana largo el servicio fue interrumpido con el objetivo de terminar la puesta a punto de los andenes y colocar un suplemento metálico a los coches que compense la distancia entre el tren y el andén.

El debut de las nuevas plataformas, que habían comenzado a construirse a fines de marzo pasado, no fue auspicioso. En algunas estaciones las placas de madera comenzaron a hundirse y cedieron parcialmente al peso de los pasajeros. En Bolulogne, incluso, llegaron a reportarse al menos dos usuarios caídos y escenas de nerviosismo entre el público. Trenes Argentinos precisó en horas de la tarde que el incidente se debió a “una falla puntual de una soldadura en un nudo de la estructura metálica del andén provisorio” y que “el área afectada fue delimitada para evitar el paso de pasajeros”.

En otras estaciones, como Los Polvorines, no había iluminación y en otras, como Villa de Mayo, los pasajeros terminaron manchados con pintura por terminaciones realizadas a último minuto.

A estos problemas propios de la infraestructura provisoria construida por las contratistas a cargo de la obra de renovación de estaciones se sumaron problemas en la operación.

En las horas pico de la mañana el desborde fue tal que las escenas recordaron a los momentos más álgidos de la crisis de material rodante y tractivo de 2016: trenes abarrotados a los que fue imposible subir y hasta pasajeros viajando colgados de las locomotoras. No está previsto cambiar las formaciones de la línea luego de que finalicen las obras de renovación de andenes.

En horas de la tarde, y a consecuencia del caos de la mañana, Trenes Argentinos Infraestructura informó que “Ferrovías dispuso la suspensión de los servicios entre Retiro y Villa Rosa” hasta tanto concluyan las tareas de “inspección extraordinaria de todas las estaciones”.

Cabe recordar que la operación del servicio se encuentra a cargo de la concesionaria privada Ferrovías, una compañía del Grupo Emepa, que la semana pasada quedó en el ojo de la tormenta tras haber despedido a cien personas de su planta de Chascomús.

Si bien el contrato de Ferrovías venció en abril pasado, la firma continuará manejando el servicio hasta fines de 2019 en virtud de una prórroga otorgada por el Estado nacional hasta que se seleccione a un nuevo operador privado. Solo en el caso de que ese procedimiento fracase, retornará a Trenes Argentinos como ya lo hicieron las líneas Mitre, Sarmiento, Roca, San Martín, Belgrano Sur y Tren de la Costa.

Comentarios