Ajuste: el gobierno busca achicar el gasto en los ferrocarriles

Un consejo de seis ministros, coordinadores y subsecretarios revisará los gastos de SOFSE y Belgrano Cargas, entre otras, con el objetivo de reducir las transferencias del Estado a las empresas estatales. El achique en el gasto traería despidos y acentuaría el freno a la expansión de servicios.

El gobierno nacional busca reducir el gasto que le insumen varias empresas estatales, entre las que se encuentran las compañías ferroviarias Trenes Argentinos Operaciones (ex Operadora Ferroviaria S.E.) y Trenes Argentinos Cargas (ex Belgrano Cargas y Logística).

Así lo publicó días atrás el diario El Cronista, quien informó sobre la conformación de un Consejo de Supervisión Estratégica integrado por los ministros de Energía, Transporte, Comunicaciones, Defensa, Hacienda y Producción más los coorinadores Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, entre otros. Este equipo supervisará la operatoria de una serie de empresas estatales con el objetivo de reducir las transferencias de recursos estatales a las mismas.

Para lograrlo, según publica ese medio, “están fijando nuevos esquemas de exigencias, similares a los que reinan en el ámbito corporativo privado” e intentando atraer a “ejecutivos de primera línea” provenientes del mundo empresarial para reforzar los cuadros intermedios de las empresas estatales, algo que se materializó hace ya varios meses en el sector ferroviario, donde la mayoría de los gerentes proviene del ámbito inmobiliario.

En paralelo, comenzaron a aparecer en algunos medios afines al gobierno -como los matutinos Clarín y La Nacióninformes donde se afirma que alrededor de dos tercios de los aportes que el Estado hace al sistema ferroviario son para pagar sueldos, aludiendo tangencialmente a un supuesto sobredimensionamiento del personal. Meses atrás, enelSubte había adelantado que la SOFSE había contratado a una consultora privada con vistas a revisar la política de recursos humanos de la compañía.

Medios especializados, como Crónica Ferroviaria, llamaron la atención sobre la intencionalidad de estas publicaciones, denunciando una “campaña mediática para el achique de personal”, afirmando que “ya comienza otra vez como en los 90 el machaque de los medios dominantes hacia el público en general sobre los gastos del sistema ferroviario”.

APDFA llevó adelante un paro la semana pasada ante despidos en el Belgrano Cargas, una de las empresas donde se iniciaría el ajuste.

APDFA llevó adelante un paro la semana pasada ante despidos en el Belgrano Cargas, una de las empresas donde se iniciaría el ajuste.

De hecho, durante las últimas semanas la Asociación del Personal Directivo de Ferrocarriles Argentinos (APDFA) realizó medidas de fuerza en protesta por el despido de al menos 14 trabajadores de Belgrano Cargas, una de las empresas que será auditada por el consejo. Según afirmó José Silva, dirigente de ese gremio, “[Desde el gobierno] nos expresaron que hay un sobredimensionamiento de personal en las empresas estatales ferroviarias y que hay que ajustar”.

El propio presidente Macri salió a cuestionar el paro afirmando que “es no entender hacia dónde va la Argentina”.

En este interés por achicar el gasto se enmarcan varias de las decisiones más cuestionadas de Trenes Argentinos Operaciones en el último tiempo. Así se comprenden la reticencia de la Nación a hacerse cargo de los servicios de Ferrobaires, que finalmente aceptó pero que continúa supeditada a la finalización de una auditoría que, entre otras cosas, contempla una revisión de recursos humanos que arroja incertidumbre pese a la promesa de la estabilidad laboral; la voluntad de transferir servicios considerados no prioritarios a las provincias (como los chaqueños y el Tren del Valle), para que éstas asuman los gastos de operación; el anuncio de que no se crearán nuevos servicios de pasajeros de larga distancia, varias veces confirmado por los ministros Dietrich y Peña y hasta la intención de hacer negocios con los alquileres de locales comerciales en estaciones ferroviarias.

Otra de las compañías que serán auditadas por el consejo es Fabricaciones Militares. Esa entidad fue blanco de una importante cantidad de despidos a principios de este año, lo que desembocó en la cancelación de los proyectos para fabricar vagones de carga en el país.

Comentarios