Nación y Provincia acordaron extender otros 90 días el plazo de negociaciones para resolver la definitiva transferencia de Ferrobaires al Estado nacional. Sectores políticos y de la sociedad civil vuelven a presionar para que se reactiven los trenes. Se demora el prometido restablecimiento de servicios.

Los gobiernos nacional y de la provincia de Buenos Aires acordaron extender por otros 90 días las negociaciones por el traspaso de Ferrobaires a Trenes Argentinos Operaciones. La Unidad Operativa de Transferencia (UOT), a cargo del proceso, tenía originalmente 180 días para resolver la cuestión, aunque este plazo era prorrogable.

La noticia se conoce luego de que desde diversos sectores políticos y de la sociedad civil se comenzara a presionar nuevamente por una definición acerca de la suerte de los servicios que prestaba Ferrobaires, suspendidos desde fines de junio pasado. Esto provocó que numerosas localidades se quedaran sin servicios ferroviarios, mientras que otras vieron reducida considerablemente la oferta de trenes.

Durante la segunda mitad del año pasado la UOT elaboró una auditoría que contempló aspectos como recursos humanos, situación del material rodante y tractivo y estado de la infraestructura de vías, entre otros. Ese informe, que fue presentado a los gremios en diciembre pasado, debía contener en teoría un cronograma tentativo para el paulatino restablecimiento de los servicios.

La situación parecía comenzar a despejarse cuando el mes pasado trascendió que Trenes Argentinos Operaciones comenzaría a brindar en breve servicios adicionales a Junín (con extensión del tren a Rufino hasta Laboulaye) y a Bahía Blanca. Sin embargo, nada ocurrió de momento y no hay confirmación oficial por parte de SOFSE al respecto. El restablecimiento de los servicios a Mar del Plata y Chascomús, que había sido prometido por el Ministerio de Transporte para la temporada de verano, tampoco prosperó y el retorno del tren no tiene fecha cierta.

La prórroga suma otro capítulo de demoras a la transferencia, una medida resistida por el ministro Dietrich y el titular de SOFSE, Marcelo Orfila, quienes no tienen intenciones de expandir los servicios ferroviarios de larga distancia. Por el contrario, durante el año pasado impulsaron una agenda de provincialización de trenes, aunque sin mucha suerte hasta el momento. Ese programa, que buscaba traspasar servicios a Chaco y Río Negro, sufrió un severo traspié cuando Vidal logró imponer que Nación se hiciera cargo de los trenes bonaerenses.

Comentarios