Transporte prometió que en 60 días estarán terminados los andenes elevados definitivos de las estaciones Hudson y Pereyra, lo que permitiría extener finalmente el servicio a City Bell. Si bien iba a arrancar en marzo, los vecinos habían cortado las vías indignados porque el tren pasaba sin frenar: los denunciaron ante la Justicia Federal.

El Ministerio de Transporte prometió que las obras de elevación definitiva de andenes de las estaciones Hudson y Pereyra de la línea Roca estarán terminadas para dentro de 60 días.

Desde la cartera que conduce el ministro Guillermo Dietrich indicaron que en Hudson esas tareas ya empezaron: ya se colocaron las estructuras de hierro para el armado de la estructura del andén y se empezaron a hormigonar las bases en la cabecera sur de la estación”. Una cuadrilla de “entre veinte y treinta obreros” trabajan en el lugar, explicaron.

En Pereyra, donde habían comenzado los “trabajos preliminares”, las obras están de momento frenadas “por una interna sindical” de la UOCRA.

Con la reanudación de las tareas de reforma de las estaciones se da por superado el impasse abierto en enero pasado, luego de que se iniciara un conflicto entre la ADIF y la constructora Coninsa (a cargo de la elevación de Hudson, Plátanos y Pereyra), por desacuerdos presupuestarios.

En Villa Elisa, Gonnet, Ringuelet y Tolosa, estaciones cuya reforma se encuentra a cargo de la UTE Mejora General Roca, compuesta por las empresas Proba S.A. y Pose S.A, también ya se estaría trabajando.

De momento, City Bell es la única estación del ramal que cuenta con sus andenes definitivos ya elevados, habiendo sido reformada durante 2015. El resto de las paradas (de Constitución a Berazategui y La Plata) aún no han sido adjudicadas y aún podrían faltar meses para que estas contrataciones se resuelvan.

Cabe recordar que, debido a la falta de andenes elevados en Hudson y Pereyra, en marzo pasado se había decidido extender improvisadamente el servicio eléctrico hasta City Bell sin que los trenes observaran parada en aquellas estaciones. Si bien allí (al igual que en el resto de las estaciones del ramal) habían sido instalados andenes provisorios, éstos fueron levantados en diciembre pasado.

La situación despertó la indignación y el enojo de los vecinos de la zona, que resolvieron protestar cortando las vías del ferrocarril, impidiendo la prestación del servicio más allá de Berazategui. Trenes Argentinos Operaciones decidió judicializar el conflicto, realizando una denuncia ante el tribunal del polémico juez Federal de Quilmes, Luis Armella. La empresa estatal estimó que el corte provoca pérdidas por 15 millones de pesos mensuales.

Comentarios