Macri y Dietrich presentaron un "Plan Nacional Ferroviario" que sólo contempla inversiones en capital y el Conurbano. Se trata de un refrito de obras presentadas en los últimos meses a las que se suman algunas planteadas por la gestión de Randazzo, aunque rebajadas. Para financiarlo, estudian abrir los ferrocarriles al capital privado.

En la mañana de este jueves el presidente de la Nación, Mauricio Macri, visitó junto a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el ministro de Transporte Guillermo Dietrich los talleres del Ferrocarril Roca en Llavallol para presentar el denominado “Plan Nacional Ferroviario“, que había sido anticipado por el ministro Dietrich en la tarde del miércoles.

El plan, en realidad, tiene poco de nacional ya que contempla únicamente obras para la capital y el conurbano bonaerense entre las que se cuentan varias anunciadas en los últimos meses por el gobierno así como otras que fueron heredadas de la gestión de Florencio Randazzo, aunque muchas de esas iniciativas, condensadas en el Plan Quinquenal presentado hacia fines del año pasado, aparecen ahora diluidas.

Entre las correspondientes al actual gobierno se cuentan la instalación de señalamiento ATS en todas las líneas metropolitanas recientemente acordada con Marubeni, el polémico soterramiento de la línea Sarmiento y la construcción de la Red Expresa Regional (RER), cuyo primer paso –la construcción de la estación Constitución subterránea– comenzaría este año.

En tanto, entre las obras planteadas o iniciadas por la anterior gestión se encuentran la construcción de los viaductos de la línea San Martín y de la línea Belgrano Sur, la repotenciación de subestaciones en las líneas Mitre y Sarmiento, la demorada terminación de la electrificación de la línea Roca, la electrificación de la línea San Martín y la renovación de vías y estaciones de varios ramales. De hecho, los únicos renders presentados por Dietrich el miércoles corresponden a obras que, tal como reconoció meses atrás el GCBA, fueron fruto del trabajo con las entonces autoridades nacionales.

A esto se suma la construcción de un total de 63 pasos bajo nivel (PBN) para 2019, una cantidad rebajada respecto de los 137 que para 2020 se esperaban construir de acuerdo al Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, cuya aplicación fue congelada por la actual gestión. En esa línea, en algunos ramales se ha cambiado la renovación de vías por simple mantenimiento.

En cuanto al material rodante, el impreciso comunicado de Presidencia refirió a “la renovación de la flota de las líneas Roca, Belgrano Sur, Belgrano Norte y Urquiza, por las que circulan coches de más de 50 años de antigüedad”. Cabe recordar que la línea Belgrano Sur recibieron desde el año pasado un total de 81 cochemotores diésel CNR, que se están incorporando a servicio de forma paulatina. De la misma forma, en la línea Roca se adquirieron 300 coches eléctricos CSR que ya circulan en todos los ramales de ese ferrocarril, algunos de ellos intercalándose con trenes viejos que no tienen 50 años sino apenas 30.

En la presentación del programa, el ministro Dietrich, acompañado del polémico presidente de Trenes Argentinos Operaciones, Marcelo Orfila y la secretaria de Obras de Transporte, Manuela López Menéndez, explicó que el financiamiento para las obras provendrá de distintas fuentes. En el caso de la línea San Martín, se utilizará un crédito del BID que fue negociado por el ex ministro Randazzo y en el Sarmiento, el financiamiento correrá por cuenta del BNDES de Brasil (tal como se preveía en el proyecto original). Otras alternativas serán los créditos de proveedores, organismos internacionales, emisión de deuda y proyectos de participación público-privada, tal como anticipó este medio meses atrás.

Comentarios