Oficializan el traspaso de Ferrobaires a la Nación

Se oficializó, finalmente, el traspaso de Ferrobaires a Trenes Argentinos Operaciones: todos los servicios y corredores concesionados a la provincia de Buenos Aires revirtieron al Estado nacional. Se da cumplimiento así a uno de los puntos centrales de la ley de Ferrocarriles Argentinos. SOFSE absorberá el 40% de la fuerza laboral de la UEPFP.

El proceso de traspaso de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (UEPFP) al Estado nacional llegó a su fin. La decisión fue oficializada esta semana por ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, con la firma de la resolución 517-E/2017.

La medida da por terminada la actuación de la Unidad Operativa de Transferencia (UOT) conformada el año pasado para negociar los términos del traspaso y determina la absorción por parte de Trenes Argentinos Operaciones de los servicios e infraestructura oportunamente concesionados a Ferrobaires.

En efecto, volvieron a la Nación los servicios “Plaza Constitución – Bahía Blanca; Plaza Constitución – San Carlos de Bariloche (hasta el límite con la Provincia de Río Negro); Plaza Constitución – Quequén; Plaza Constitución – Bolívar; Olavarría – Bahía Blanca; Once – Toay; Once – General Pico; Once – Lincoln; Lincoln – Villegas; Lincoln – Pasteur; Once – Villegas; Once – Darragueira; Retiro – Alberti; Retiro – Junín y Federico Lacroze – Rojas”. A su vez,  revirtió la concesión integral sobre los sectores “Altamirano – Mar del Plata – Miramar” y “General Guido – General Madariaga –Vivoratá”.

A su vez, la resolución aprobó la transferencia de 1044 empleados de Ferrobaires a la Administradora de Recursos Humanos Ferroviarios (ARHF) para que cumplan funciones en Trenes Argentinos Operaciones. La Asociación del Personal Directivo de Ferrocarriles Argentinos (APDFA), uno de los gremios que más se movilizó durante la suspensión de los servicios de Ferrobaires, estima que esto representa apenas un 40% del total de empleados que revistaban en Ferrobaires y hay incertidumbre sobre el destino del resto. La continuidad de la totalidad de la fuerza laboral había sido una de las promesas al decidirse la cancelación de los trenes que prestaba la empresa provincial.

De esta manera se da cumplimiento a uno de los puntos centrales de la ley 27.132 de Ferrocarriles Argentinos, cuyo artículo 3° establece la reversión al Estado nacional de las concesiones vigentes tanto de los operadores privados de carga y pasajeros (NCA, FEPSA, Ferrosur Roca, Metrovías y Ferrovías) como a las otorgadas a las provincias. Con la extinción de Ferrobaires, sólo se mantiene bajo este régimen a Tren Patagónico (ex SEFEPA), empresa estatal de la Provincia de Río Negro.

El futuro del traspaso, estancado durante varios meses, había comenzado a disiparse en junio pasado, cuando tras una reunión de la UOT hubo un recambio de autoridades en Ferrobaires y se anunció que Trenes Argentinos Operaciones se haría cargo de restituir servicios a Mar del Plata, Bahía Blanca y Junín. En el caso de esta última ciudad, la ampliación de frecuencias está de momento suspendida.

A su vez, con esta decisión, llega a su fin el recorrido de Ferrobaires, una empresa que pudo, mal o bien, con más vicios que virtudes, cumplir la misión histórica que se le impuso en 1993, cuando los trenes eran considerados parte de un pasado que era preciso borrar: impedir que el ferrocarril desapareciera de la Provincia de Buenos Aires. El traspaso, largamente demorado, es apenas el puntapié inicial de algo que todavía está por verse: la reactivación de servicios ferroviarios de larga distancia de calidad, confortables y con oferta acorde a la demanda de los usuarios.

Comentarios