SBASE postergó la apertura de sobres de la licitación de estudios de la línea F para agosto. Se trata de la sexta reprogramación desde que la licitación fue lanzada, hace ya casi un año. El proceso apunta a elaborar la documentación que servirá para las futuras obras de la línea, algo que no tiene fecha prevista aún.

Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) resolvió postergar por sexta vez la licitación de los estudios de ingeniería de la línea F. La fecha de apertura de sobres, que tras la última prórroga estaba prevista para el pasado 18 de mayo, pasó para el 12 de agosto.

Con esta reprogramación, la apertura de ofertas pasó para una fecha posterior a que se cumpla un año del lanzamiento de la licitación, que ocurrió en julio de 2019, al calor de una campaña electoral en la que el Subte estuvo más bien ausente.

Se trata de la sexta postergación que sufre esta licitación: la fecha original de apertura era el 30 de octubre. Luego pasó para el 29 de noviembre, más tarde para el 17 de enero, para el 17 de marzo y para el 18 de mayo, fecha que luego debió ser cancelada por el contexto de la pandemia. La inusual lluvia de prórrogas ya había motivado que en enero se presentara un pedido de informes en la Legislatura porteña.

Esta licitación, cabe recordar, no tiene ningún efecto concreto en la obra de la futura línea y sólo abarca la elaboración de documentos y estudios (en un plazo de unos nueve meses) que luego servirán de base para licitar las obras de construcción.

Tal es así que, aún antes de la crisis abierta por el COVID-19, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta blanqueó que no tenía previsto iniciar las obras de la línea F durante su mandato y dejó trascender que el proyecto había quedado “descartado”. Las nulas menciones al proyecto en el discurso de apertura de sesiones en la Legislatura confirmaron estos dichos. Meses antes de esto, el presidente de Subterráneos de Buenos Aires, Eduardo de Montmollin, ya había anticipado que no estaba tomada “la decisión de ejecución” de la línea F.

La novela de los estudios de la línea F, además, ya lleva varios años: en 2014, SBASE había asignado la tarea a la consultora francesa Systra. Ese trabajo fue terminado a principios de 2016, pero luego fue desestimado por la posible colisión con las obras de la nunca iniciada Red Expresa Regional (RER) en Constitución, que tristemente se convirtió en un “proyecto tapón” frente a otras necesidades más urgentes. Luego, en abril de 2017 el entonces ministro Moccia anunció nuevos estudios para la línea F, pero el llamado no acabaría por concretarse hasta mediados del año pasado.

La futura línea F tendría 12 km de extensión e iría de Barracas a Palermo, con 13 estaciones en total. El primer tramo, entre Barracas y Constitución (tal como anticipó en exclusiva este medio), se proyecta en viaducto, y desde Constitución a Palermo, en túnel, parte construido bajo método tradicional y parte con máquinas tuneladoras. Combinaría con todas las líneas de Subte y con los ferrocarriles Roca y San Martín. Gracias a esto, su demanda estaría en torno a los 600 mil pasajeros diarios, lo que la transformaría en la línea más utilizada de la red. De acuerdo con estimaciones oficiales, y contando construcción, material rodante, señalamiento y obras asociadas, la línea completa tendría un costo aproximado de 2000 millones de dólares. No existe claridad alguna respecto del eventual financiamiento de su construcción.

Comentarios