El Gobierno dio de baja la licitación para la compra de 169 trenes eléctricos, alegando dilaciones e indefinición sobre el proyecto RER. La licitación ya había sufrido varias postergaciones. Apuestan a una compra de 70 trenes para abastecer al San Martín electrificado, el Sarmiento soterrado y el Roca, blanqueando no sólo la cancelación de la RER sino también la suspensión de la reelectrificación de la línea Mitre.

El Gobierno nacional decidió dar de baja la mega licitación para adquirir 169 trenes eléctricos.

La decisión, anticipada por enelSubte, fue oficializada el pasado viernes mediante la publicación en el Boletín Oficial de la resolución 997/2018 del Ministerio de Transporte.

La licitación había sido lanzada en septiembre del año pasado. Si bien tenía fecha de apertura prevista para los primeros meses de este año, los plazos se dilataron notablemente. De acuerdo con la última prórroga, la apertura de sobres tendría lugar en diciembre próximo.

La principal razón detrás de la cancelación de la licitación es la virtual suspensión de la Red Expresa Regional (RER) y un reconocimiento implícito de que no se materializará. La compra, cabe recordar, se había calculado en función de las necesidades de la RER.

En los considerandos de la resolución, el ministerio reconoce “dilaciones” y “demora en los trámites y procedimientos administrativos” para que pueda ejecutarse bajo modalidad de asociación público privada (PPP), además de “la necesidad de efectuar las readecuaciones presupuestarias” que impone el nuevo contexto económico del país, sustancialmente diferente de cuando se relanzó el proyecto en marzo pasado.

En función de la cancelación de la RER, “ha cambiado drásticamente” la necesidad de material rodante eléctrico de 25 kV y trocha ancha, por lo que el Gobierno ha lanzado una nueva licitación para adquirir sólo 70 trenes, destinados a cubrir las necesidades de las líneas San Martín, Sarmiento y Roca, que en los documentos oficiales aparece como “Etapa Pre RER”.

El destino más obvio para esos trenes es el San Martín, donde el año próximo comenzarán las obras de electrificación. En el Roca, si bien se han adquirido recientemente unos 25 trenes CRRC adicionales, podrían sumarse como una especie de flota comodín.

En el Sarmiento comenzarían a circular una vez que esté terminado el soterramiento, que implicará el cambio de alimentación eléctrica de tercer riel a catenaria, como la que utiliza la línea Roca y empleará el San Martín. Implícitamente, esto también implica un reconocimiento a que se ha dejado de lado el cuestionado proyecto de reelectrificación de la línea Mitre, esto es, su conversión de tercer riel a catenaria, muy cuestionada por especialistas, sobre todo porque el tercer riel de esa línea está siendo renovado en importantes tramos.

Comentarios