El Ministerio de Transporte volvió a postergar el llamado a licitación para la primera etapa de la RER, que estaba previsto para fines de agosto pasado. Esa licitación y las dos adicionales fueron reprogramadas sin fecha cierta y sus fechas previstas, borradas de la página del Ministerio. El soterramiento del Sarmiento, también en problemas. Incertidumbre por el futuro del proyecto.

Las licitaciones correspondientes a las obras de la Red Expresa Regional (RER) volvieron a ser postergadas por el Ministerio de Transporte de la Nación, sembrando nuevas dudas a su posible concreción.

La primera licitación de la etapa 1 (estación Central Obelisco) tenía fecha de apertura de sobres prevista para el 27 de agosto pasado, pero ésta fue suspendida y postergada sin fecha cierta.

La versión oficial, según confirmaron voceros del Ministerio de Transporte en diálogo con enelSubte, es que la demora se debe a que se están realizando “ajustes técnicos” en los pliegos de los distintos tramos de la licitación.

Dietrich habla en el relanzamiento de la RER en el CCK, en marzo pasado.

Se trata de una respuesta calcada a la que oficialmente se había dado en junio pasado, cuando en el medio de la turbulencia cambiaria y el anuncio del primer acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cronograma de licitaciones ya había sufrido un primer retraso respecto de lo anunciado en marzo en el CCK, cuando se relanzó el proyecto.

Además de la suspendida licitación de agosto, estaban previstas otras dos: una para mediados de noviembre de este año y otra para mayo de 2019. Llamativamente, en el micrositio dedicado a la RER de la web del Ministerio de Transporte, esas fechas fueron borradas en los últimos días y ahora las tres licitaciones aparecen con un escueto “En proceso”, sin referencia a plazo alguno.

En el organigrama del Ministerio de Transporte, además, la Unidad Ejecutora Especial Temporaria de la Red Expresa Regional (RER), que orbita en la Secretaría de Obras de Transporte que conduce Manuela López Menéndez, figura sin ningún titular a cargo. Esto es interpretado como una seña de la escasa jerarquía que se le está dando al proyecto en la actualidad. La propia resolución que crea esa unidad dictamina su fecha de caducidad: el 31 de diciembre del año que viene.

La unidad de la RER figura sin titular en el organigrama del Ministerio de Transporte.

La indefinición sobre la forma de concreción del proyecto -primero iba a comenzarse por la estación Constitución con presupuesto del Tesoro, pero luego se decidió comenzar por el norte y la estación Obelisco mediante modalidad PPP-, la falta de consenso técnico y los altos montos de inversión requerida, sumados a las constantes reprogramaciones de las licitaciones y hasta la incertidumbre por el Caso Cuadernos han terminado por echar un manto de incertidumbre sobre la posibilidad de que la RER vea la luz en el corto o mediano plazo, tal era la apuesta inicial del Gobierno. Hasta el momento, más allá de sus obras conexas (viaductos del San Martín, Mitre y Belgrano Sur y la electrificación del San Martín), la RER ha servido únicamente como excusa para la enajenación de terrenos ferroviarios con destino a proyectos inmobiliarios.

Pero la RER no es la única obra ferroviaria que padece el complejo panorama actual. El soterramiento del Sarmiento, que al contrario de la RER puede exhibir ya un interesante porcentaje de ejecución, también enfrenta dificultades: según publicó el diario Clarín en su nota de tapa de este martes, los desembolsos de los bancos aún no han llegado y la obra se sostiene únicamente con el aporte del Tesoro nacional, lo que pone en duda su sustentabilidad a futuro.

Maqueta de la estación central de trocha ancha bajo el Obelisco.

La RER, cronograma de un proyecto encallado

Comentarios