Subterráneos postergó para mediados de enero la apertura de sobres de la licitación de los estudios de la línea F. También se amplió el período de venta de pliegos: buscan garantizarse la participación de varios oferentes. Este paso contempla únicamente la elaboración de documentación para luego construir la línea, algo que todavía no tiene fecha cierta.

La licitación para la elaboración de los estudios de ingeniería que servirán como base para licitar la construcción de la línea F fue nuevamente postergada hasta mediados de enero.

La compulsa para contratar los estudios había sido lanzada por Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) el 16 de julio pasado teniendo como fecha prevista de apertura el 30 de octubre. Luego, fue reprogramada para el 29 de noviembre. Sin embargo, esa fecha fue nuevamente reprogramada y postergada para el 17 de enero del próximo año, confirmaron voceros de la empresa estatal en diálogo con enelSubte.

A su vez, “se volvió a abrir el período de obtención y adquisición del pliego hasta el [pasado] 13 de diciembre”, con el objetivo de captar un mayor número de empresas oferentes. 

Esta instancia, cabe recordar, apunta únicamente a la elaboración de los pliegos y la documentación necesaria para luego licitar la construcción propiamente dicha de la línea.

De hecho, en una reciente entrevista el presidente de SBASE, Eduardo de Montmollin, admitió que “la obra [de la línea F] es una obra para la cual aún no está tomada la decisión de ejecución” y que tiene “un [diagrama de] Gantt con un T0, no tiene una fecha”.

La licitación postergada, lanzada para disipar la idea de que la Ciudad no está extendiendo el Subte, contempla únicamente la elaboración de los estudios y la documentación que luego servirá de base para construir la línea, algo que todavía no tiene fecha cierta. El presidente de SBASE dijo en una reciente entrevista que “aún no está tomada la decisión de ejecución”.

El lanzamiento de esta licitación, al calor de la campaña electoral para las primarias, buscaba disipar la idea de que la Ciudad no estaba realizando obras de extensión de la red, siendo que por primera vez en casi medio siglo no hay ninguna estación en obra y que la estación Sáenz, que debía ser la próxima a construir, ha sido postergada sin fecha cierta y ni siquiera tiene presupuesto asignado.

Una vez adjudicado el trabajo, la consultora a cargo del estudio tendría tres meses para “validar y ajustar, a través de modelos analíticos, el anteproyecto conceptual elaborado por SBASE“. Una vez finalizado este paso, y en un plazo de seis meses, se desarrollará “la documentación para la licitación de la construcción de la línea, que incluirá pliegos, memorias y planes de trabajo”. Esto comprende definir con precisión cuestiones vinculadas al material rodante, potencia, señalamiento, comunicaciones y medios de elevación, aunque desde SBASE apuestan de entrada a una línea completamente automatizada y sin conductores, a la manera de las líneas 3 y 6 del Metro de Santiago, la línea 9 del Metro de Barcelona o las 1 y 14 del Metro de París, entre otras.

Cabe recordar que no es la primera vez que se contratan estudios para la línea F. En 2014, SBASE había asignado la tarea a la consultora francesa Systra. Ese trabajo fue terminado a principios de 2016, pero luego fue desestimado por la posible colisión con las obras de la ahora suspendida Red Expresa Regional (RER) en Plaza Constitución. Luego de eso, en abril de 2017 el ministro Franco Moccia había dicho que ya se estaba «haciendo la ingeniería» de la línea, algo que evidentemente era erróneo o no avanzó, pues es el mismo tipo de estudio que se está licitando ahora.

La línea F tendría 12 km de extensión e iría de Barracas a Palermo, con 13 estaciones en total. El primer tramo, tal como anticipó en exclusiva enelSubte el año pasado, sería en viaducto y desde Constitución a Palermo, en túnel, parte construido bajo método tradicional y parte con máquinas tuneladoras. Combinaría con todas las líneas de Subte y con los ferrocarriles Roca y San Martín. Gracias a esto, su demanda estaría en torno a los 600 mil pasajeros diarios, lo que la transformaría en la línea más utilizada de la red.

De acuerdo con estimaciones oficiales, y contando construcción, material rodante, señalamiento y obras asociadas, la línea F completa tendría un costo aproximado de 2000 millones de dólares. No existe claridad alguna respecto del eventual financiamiento de su construcción. La alternativa de construirla bajo modalidad PPP, que había sonado fuerte años atrás, perdió tracción luego del naufragio de las dos iniciativas emblemáticas que iban a ser encaradas bajo esa modalidad: la RER y el tren a Vaca Muerta.

Comentarios