Metrovías prepara los próximos pasos del plan de desasbestización de la red. Tras finalizar la obra de los trenes Mitsubishi de la línea B, en los próximos meses se continuará con los Fiat Materfer de la línea E. No desamiantarán los CAF-GEE, que serán retirados pronto. Confirman el hallazgo de asbesto en subestaciones.

La crisis del asbesto en el Subte continúa pese a haber entrado en los últimos meses en un período de letargo por la pandemia y la operadora Metrovías ya trabaja en los próximos pasos del proceso de desasbestización de la red.

Voceros de la empresa explicaron a este medio que, al margen de los avances en la obra de desamiantado de la flota Mitsubishi de la línea B -completada en más de un 50%-se “contempla la desasbestización de toda flota que pudiera contener asbesto”, por lo que se está “trabajando sobre aspectos técnicos y de ingeniería relativos al resto del material rodante”.

En este sentido, destacaron desde la operadora, están “próximos a concluir el proceso de contratación de un proceso similar [al de la línea B] para la flota Fiat Materferque actualmente presta servicio en la línea E. Se estima que la propuesta incluirá la sustitución de las piezas con asbesto en el caso de que sea posible o bien su oclusión, tal como se realizó en los trenes Mitsubishi. El hallazgo de piezas con asbesto en estos trenes fue confirmado a principios de este año.

Los trenes Fiat Materfer de la línea E serán las próximas formaciones a desamiantar.

enelSubte consultó a Metrovías por la situación de los trenes CAF-GEE de la línea E, de más de 55 años de antigüedad, y que también poseen una gran cantidad de componentes con asbesto. Con respecto a estos trenes, desde la empresa explicaron que no tienen previsto desamiantarlos ya que “estos coches en particular serán retirados de servicio” en un plazo menor al que demandaría la obra, pasando a operar en breve la línea E “únicamente con coches Fiat y Alstom 100”.

El plan de desasbestización no solamente contempla al material rodante. Voceros de Metrovías admitieron la presencia de asbesto en instalaciones fijas de la red, tal como había denunciado en entrevista con este medio el secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP), “Beto” Pianelli.

No obstante, desde la empresa rechazaron las afirmaciones del sindicalista acerca de que “no hay ningún plan de desamiantado” y explicaron que se está realizando un relevamiento sobre “la presencia de asbesto en subestaciones“. “Lo hemos detectado en la composición de algunos elementos aislantes, afortunadamente pocos, y ya se está programando su pronto reemplazo“, detalló un vocero de la compañía.

Con respecto a la salud de los trabajadores del Subte, Metrovías confirmó que “hasta la fecha” se han realizado “1322 exámenes a empleados” con “27 informes con resultados compatibles con exposición al asbesto”.

Cabe recordar que la crisis del asbesto en el Subte estalló luego de que se conociera la presencia de piezas con este material en los trenes CAF 5000 del Metro de Madrid, adquiridos de segunda mano por la Ciudad para la línea B. Esas formaciones fueron rápidamente retiradas de servicio y dadas de baja, pero la situación escaló al realizarse estudios en el resto de los trenes, comprobándose el hallazgo de piezas con este peligroso material en otras cinco flotas: los Mitsubishi de la línea B, los Nagoya 250/300/1200 de la línea C (luego retirados), los Nagoya 5000 de la línea C (también retirados preventivamente) y los CAF-GEE y Fiat Materfer de la línea E.

Comentarios