Los trabajos de remoción de piezas con asbesto de los trenes de la línea B avanzan a buen ritmo: ya descontaminaron la mitad de las formaciones Mitsubishi y está en proceso otra más. Los trabajos están a cargo de una firma especializada y se realizan en un área especialmente acondicionada del Taller Rancagua. Otras cinco flotas de la red, afectadas por la presencia del material.

Los trabajos de desasbestización de los trenes de la línea B avanzan a buen ritmo a pesar de la pandemia del nuevo coronavirus.

Al momento, explicaron a enelSubte voceros de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), ya se han completado los trabajos en ocho de las 16 formaciones Mitsubishi, esto es, la mitad de los trenes de ese modelo que circulan en la línea B. La novena formación se encuentra actualmente en tratamiento.

El hallazgo de piezas con asbesto en los trenes Mitsubishi -entre otras flotas de la red- fue denunciado por la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) en mayo de 2018. Poco más de un año después, en junio del año pasado, las autoridades reconocieron oficialmente la presencia de este material y comenzaron a elaborar en un plan para descontaminar las formaciones, que comenzó a aplicarse en noviembre pasado.

Los trabajos de remoción de las piezas afectadas se realizan en la vía 4 del Taller Rancagua, en un área especialmente acondicionada que fue visitada por este medio tiempo atrás.

Se trata de una “cabina” de 65 metros de largo construida en durlock y polietileno de 200 micrones que cuenta con atmósfera negativa de 5 pascales de presión negativa, donde personal de la firma especializada Borg Argentina procede a retirar las piezas con asbesto y reemplazarlas por otras libres de este peligroso material. En el caso de algunas piezas puntuales que no se pueden retirar, se les realiza un procedimiento de oclusión cubriéndolas con un revestimiento especial.

Las piezas retiradas de los trenes son selladas herméticamente en bolsas y se las envía a un relleno sanitario especialmente habilitado para residuos peligrosos en la ciudad de San Lorenzo, provincia de Santa Fe.

Cabe recordar que la crisis del asbesto en el Subte estalló luego de que se conociera la presencia de piezas con este material en los trenes CAF 5000 del Metro de Madrid, seis de los cuales fueron adquiridos por la Ciudad para la línea B. Esas formaciones fueron rápidamente retiradas de servicio y dadas de baja, pero la situación escaló al realizarse estudios en el resto de la flota, comprobándose que también tenían asbesto los citados Mitsubishi de la línea B, los Nagoya 250/300/1200 de la línea C (luego retirados), los Nagoya 5000 de la línea C y los CAF-GEE y Fiat Materfer de la línea E.

Comentarios