Los Siemens que no fueron

Durante el segundo gobierno peronista la empresa Baseler fabricó en nuestro país una partida adicional de coches Siemens. 13 unidades fueron entregadas, pero el contrato se canceló en 1960. Tres coches quedaron sin terminar y fueron vendidos como chatarra: la historia de los Siemens que no fueron.

En 1952 el presidente Juan Domingo Perón había asumido su segundo mandato luego de triunfar de forma contundente en las elecciones presidenciales de ese mismo año y se disponía a implementar un plan de fomento a la industria pesada y mejoras en el transporte, entre otros objetivos.

Así, como parte del Segundo Plan Quinquenal, se encararía la construcción y ampliación de pasillos de combinación de la red, pese a que las combinaciones libres y gratuitas recién se establecerían en 1956, además de la fabricación de una partida adicional de coches remolques Siemens-Schuckert O&K con el objetivo de aumentar la capacidad de los trenes de las líneas C, D y E. Vale recordar que en estos años el Subte experimentó un récord inigualado en la cantidad de pasajeros transportados.

La fabricación de las unidades se realizó en nuestro país y estuvo a cargo de la firma Baseler. Los coches fabricados durante el gobierno peronista equipaban el escudo justicialista en su frontal, identificación que no sobrevivió a la Revolución Libertadora y al decreto 4161/56, que ilegalizaba los símbolos del partido de Perón.

Siemens-Baseler estacionados: las unidades portan el escudo peronista en el frente. El coche ubicado a la izquierda de la imagen despliega en el indicador la leyenda “2° Plan Quinquenal”

Siemens-Baseler R44: la imagen ha sido adulterada borrando el destino “Presidente Perón” (Retiro) del indicador, aunque llamativamente el escudo peronista permanece visible.

En 1954 se fabricaron tres coches, mientras que en 1955 se entregaron otros cuatro. Su construcción no se interrumpió tras la caída de Perón: en 1956 se fabricaron cuatro coches, en 1957 uno y en 1960 se entregó la última y solitaria unidad, tras lo cual se canceló el contrato. Hasta aquí la documentación oficial refleja la producción de 13 coches remolques nacionales (nombrados R41 a R46 y R49 a R55).

Gracias a la gentileza de Jorge Cerigliano llegó a nuestro conocimiento la existencia de tres unidades que quedaron sin terminar en los talleres de Baseler que, ante la cancelación del contrato de fabricación por parte del Estado, fueron vendidas como chatarra.

En las fotografías que acompañan esta nota pueden observarse las carrocerías de los tres malogrados coches, que yacen aguardando su desguace en un terreno lindero al Puente Alsina, en el barrio porteño de Pompeya. De confirmarse que se trata de dos coches remolques y un motriz, ¿podría explicarse la ausencia de los coches a los que correspondería la identificación R47 y R48 en las planillas oficiales?

Carrocerías de los tres coches Siemens-Baseler, aguardando su desguace en Puente Alsina. Fotografía de Jorge Cerigliano.

Comentarios