El ministro Dietrich visitará Viedma este viernes. Intenta convencer al gobierno rionegrino de aceptar la provincialización del Tren del Valle, que pasaría a ser operado por Tren Patagónico. Aunque la ley de Ferrocarriles Argentinos no prevé esa posibilidad.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, visitará Viedma este viernes para reunirse con el gobernador rionegrino Alberto Weretilneck y el titular de Tren Patagónico, Jorge Maljasian, para abordar la provincialización del Tren del Valle y otras temáticas relacionadas con la infraestructura ferroviaria.

El titular de la cartera nacional había manifestado en abril pasado sus intenciones de traspasar a la provincia de Río Negro la operación de ese servicio ferroviario que une las localidades de Cipolletti y Neuquén. En mayo, el Gobierno había conseguido que Tren Patagónico firmase una carta de intención para hacerse cargo del servicio, aunque la empresa provincial exigía a cambio una serie de condiciones previas, como la cesión de más material rodante para extender el recorrido hasta Villa Regina (o al menos hasta General Roca) y fondos para reparaciones y operatividad. En esa posición se mantiene firme hasta ahora el gobierno provincial.

El Tren del Valle transportó en su primer año de servicio y pese a la irregularidad de su prestación un total cercano a los 300 mil pasajeros. De acuerdo con el cancelado Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, para 2020 estaba previsto que transporte unos 670 mil anuales, circulando entre General Roca y Plottier.

Luego de la caducidad de Ferrobaires y el inicio de las negociaciones para su traspaso a la Nación, Tren Patagónico es la única concesionaria de servicios de pasajeros que continúa operando sobre la red ferroviaria nacional, en un marco legal que se encuentra caduco. La ley de Ferrocarriles Argentinos –que no contemplaba la posibilidad de provincializar servicios– requería, al igual que con Ferrobaires, que los servicios rionegrinos fuesen absorbidos por el Estado nacional.

En el nuevo marco legal, la única posibilidad de supervivencia de Tren Patagónico es que la empresa provincial se inscriba en el Registro Nacional de Operadores de Carga y Pasajeros, prestando los servicios con material rodante propio.

Cabe recordar que si bien recientemente la empresa provincial licitó la adquisición de un único coche motor diésel (todo apunta a que se comprará una unidad Materfer similar a las que utiliza el Tren del Valle y cuyo historial de fallas resulta poco tranquilizador), y salvo despreciables excepciones, la mayor parte del material rodante con que opera le ha sido cedida por el Estado nacional en diferentes momentos de las últimas dos décadas. La última transferencia fueron dos locomotoras Alco radiadas de la sección local de la línea San Martín, que permitieron restablecer los servicios entre Viedma y Bariloche, interrumpidos durante varios meses por falta de material tractivo, situación que da cuenta de la fragilidad de la compañía.

Comentarios