La Corporación Andina de Fomento oficializó la entrega de un préstamo de 75 millones de dólares para la renovación integral del ramal a Marinos del Crucero General Belgrano de la línea Belgrano Sur. El proyecto comprende la renovación de vías de Tapiales a Marinos, la duplicación entre Libertad y esta última y un cruce a distinto nivel sobre el ramal Haedo-Temperley del Roca.

La Corporación Andina de Fomento (CAF) oficializó el otorgamiento de un préstamo de 75 millones de dólares al Estado nacional para la modernización integral del ramal M de la línea Belgrano Sur, con terminal en Marinos del Crucero General Belgrano.

El anuncio fue formalizado este lunes por el presidente Alberto Fernández, quien recibió en Olivos a representantes de la entidad junto a los ministros de Transporte, Mario Meoni, e Interior, Eduardo de Pedro, además de gobernadores.

El proyecto, tal como anticipó enelSubte, había sido lanzado en 2018. Sin embargo, no había registrado avances a la espera de la aprobación del financiamiento.

La iniciativa comprende la renovación de 47 km de vías entre Tapiales y Marinos del Crucero General Belgrano, la duplicación de vías en 6 km entre Libertad y Marinos, la renovación del señalamiento, y la construcción de un cruce a distinto nivel sobre las vías del ramal Haedo – Temperley de la línea Roca.

A su vez, se prevén otras obras como la renovación de 25 pasos a nivel y mejoras en el entorno urbano de la estación Aldo Bonzi.

Render del nuevo cruce a desnivel (Fuente: ADIF y enelSubte).

La mejora de la infraestructura del ramal M del Belgrano Sur se revela necesaria para elevar los estándares del servicio: la existencia de secciones de vía simple y el cruce a nivel con el Roca operan en la actualidad como una fuerte limitación a la hora de incrementar la frecuencia.

De hecho, el propio plan prevé que una vez terminadas las obras la frecuencia aumentará un 187%, pasando de 43 minutos a 15 minutos, un aumento de la velocidad comercial promedio de un 20% (de 27,9 km/h a 32,5 km/h) y un fuerte incremento del caudal de pasajeros del ramal.

Las obras, además, enlazan con otras que se están llevando a cabo en el Belgrano Sur: la renovación de vías entre Sáenz y Tapiales, actualmente en ejecución, la nueva estación Sáenz elevada, inaugurada en noviembre pasado, y el viaducto y extensión de la línea a Plaza Constitución, que tras las demoras en la licitación tiene fecha prevista de inicio para este año. Esta última obra, cabe recordar, también es financiada mayoritariamente por un crédito de la CAF. A esto hay que sumar la modernización de todas las estaciones de la línea –elevación de andenes incluida– y la puesta en marcha de los cochemotores CNR, que fue realizada con anterioridad.

Estas fuertes inversiones para mejorar el servicio de la línea que históricamente fue la “cenicienta” de los ferrocarriles metropolitanos se han enfocado en los ramales G y M (a González Catán y Marinos del Belgrano), una situación contrasta con el ramal Puente Alsina – Aldo Bonzi de la misma línea, cuyos servicios están suspendidos desde agosto de 2017, y cuya traza ha sido prácticamente abandonada ante la pasividad de las empresas ferroviarias. De hecho, la gestión anterior cedió parte del ramal a la Municipalidad de Lanús para construir un parque, señal de que no se prevé el restablecimiento del servicio.

Comentarios