El ramal Puente Alsina - Aldo Bonzi, por el que no circulan trenes desde agosto del año pasado, está abandonado a su suerte. El ferrocarril se mantiene con el aporte desinteresado de vecinos y voluntarios, que reclaman por la vuelta del servicio y preservan la traza de intrusiones. El Concejo Deliberante de Lomas de Zamora exige que vuelvan a circular los trenes. Falta de respuesta del Estado y pasividad de las autoridades.

El ramal Puente Alsina – Aldo Bonzi de la línea Belgrano Sur está abandonado a su suerte.

Desde el 4 de agosto de 2017, hace más de un año y tres meses, que no corren trenes por ese ramal que recorre los municipios de Lanús, Lomas de Zamora y La Matanza. La página de Trenes Argentinos Operaciones informa que los servicios están suspendidos “hasta nuevo aviso por razones de seguridad operacional”.

La prolongada suspensión del servicio despierta preocupación entre vecinos de la zona, asociaciones civiles y entusiastas del ferrocarril. Una actitud que contrasta fuertemente con la actitud pasiva de las autoridades, que poco han hecho desde la suspensión de los servicios para mantener la traza en condiciones.

La Asociación de Amigos del Belgrano Sur, por ejemplo, organiza regularmente operativos para mantener despejada la traza. Con la colaboración desinteresada de voluntarios y vecinos remueven escombros, desmalezan e intentan mantener en condiciones la vía.

La rápida acción de los vecinos ya ha frenado varios intentos de ocupación de la zona de vías con casillas precarias, incluyendo un episodio con enfrentamiento entre ocupantes y la policía a fines de septiembre pasado.

El activismo en las redes sociales no se queda atrás. En Facebook, por ejemplo, hay varios grupos y páginas: “No al cierre del ramal Aldo Bonzi – Puente Alsina”, “Por la vuelta del ramal Puente Alsina – Aldo Bonzi” y “Ramal Puente Alsina – Aldo Bonzi – vecinos y usuarios”, que reúnen a varios cientos de personas. Y en Twitter no son pocos los usuarios que reclaman por el restablecimiento de los servicios al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y a los presidentes de Trenes Argentinos Operaciones, Marcelo Orfila, y de Trenes Argentinos Infraestructura, Guillermo Fiad. Los vecinos, incluso, han comenzado a reunir firmas para demandar la restitución del servicio ferroviario.

La situación del ramal llegó al Concejo Deliberante de Lomas de Zamora, donde a instancias de la concejal Laura Berardo (Unidad Ciudadana) se aprobó una comunicación expresando “preocupación” por “la suspensión del servicio de la línea Belgrano Sur Puente Alsina – Aldo Bonzi”. La misma norma le exige al presidente de Trenes Argentinos Operaciones, Marcelo Orfila, que “restablezca” el servicio “y preserve la traza ferroviaria en todo su recorrido, conjuntamente con todas las instalaciones accesorias al servicio”, despachando copias al ministro Dietrich y al presidente Macri.

Hasta agosto del año pasado, cabe recordar, se ofrecían cinco servicios por sentido en días hábiles, prestados con una pequeña formación compuesta por una locomotora y dos coches remolcados.

Pese a todo, la situación no ha variado desde agosto del año pasado. No ha habido ningún tipo de información oficial acerca de cuándo volverán a circular los trenes o acerca de algún plan de acción y obras para restablecer la “seguridad operacional” del ramal. enelSubte intentó comunicarse en reiteradas ocasiones con Trenes Argentinos Operaciones y con el Ministerio de Transporte, sin recibir respuesta alguna al respecto.

Llamativamente, las vías y durmientes levantados del tramo Sáenz – Buenos Aires por las obras del viaducto a Plaza Constitución (muchos de ellos en excelentes condiciones) no se han utilizado para mejorar la traza del Alsina – Bonzi. En cambio, han sido destinadas al enigmático proyecto de mejoramiento del tramo González Catán – 20 de Junio, cuyo restablecimiento fue desmentido a este medio por voceros de Trenes Argentinos.

La única acción concreta ha sido el blanqueo del cierre con la habilitación en marzo pasado de servicios adicionales que sustituyen al ramal en el corto tramo que va desde la estación Kilómetro 12 y Puente Alsina.

El ramal es particularmente vulnerable a las intrusiones por construcciones precarias que en los últimos años fueron avanzando peligrosamente sobre las vías. El paso regular de formaciones ferroviarias es, quizás, la única forma de evitar que las edificaciones se instalen directamente sobre la traza. En este sentido, resulta ilustrativa la experiencia de lo ocurrido con el ramal Avellaneda – La Plata del Ferrocarril Provincial. Las trazas ferroviarias son un activo que es preciso cuidar atendiendo a su potencial. Porque una vez que se pierden, recuperarlas es casi imposible.

Comentarios