Se abrieron las ofertas de 15 consorcios para la construcción de la segunda etapa del viaducto del Belgrano Sur, el tramo que va de Sáenz a Plaza Constitución. La licitación anterior había sido suspendida por un cambio en el proyecto, demorando en más de un año el inicio de los trabajos. La obra está financiada mayormente por créditos de la CAF y FONPLATA.

Días atrás se realizó la apertura de sobres de la licitación para la construcción de la segunda etapa del viaducto de la línea Belgrano Sur, que comprende el tramo entre la calle Taborda (final de la etapa 1, próxima a ser habilitada) y Plaza Constitución.

A la licitación se presentaron un total de 15 ofertas de grupos nacionales e internacionales- 12 son uniones transitorias de empresas: UTE Bricons-Zonis-Construere, UTE Queiroz Galvão-Centro Construcciones, UTE Riva-Pose-Tecma, UTE Eleprint-China Railway Construction Corporation, UTE Ferromel-Herso-China Railway International Group, UTE Supercemento-Esuco-Copimex, UTE INC-Pasolini Hermanos, UTE JCR-Coarco, UTE Roggio-Chediack (consorcio que estuvo a cargo del viaducto Mitre), UTE Marcalba-OAS Engenharia e Construção-Construmex, UTE Ceosa-China Gezhouba, UTE Vialagro-Fontana Nicastro; a las que se suman tres ofertas en solitario por parte de Dycasa, Rovella Carranza y Constructora Sudamericana.

La segunda etapa del viaducto Belgrano Sur, desde Sáenz hasta Plaza Constitución pasando por una nueva estación Buenos Aires, había sido licitada originalmente en septiembre de 2017 y siempre formó parte de un contrato separado de la primera etapa, que comprendía únicamente el cruce de la avenida Sáenz y la edificación de la estación homónima.

Imprevistamente, y tal como reveló entonces enelSubte, en octubre de 2018 el Ministerio de Transporte resolvió suspender la licitación en curso al introducir modificaciones en el proyecto para que se construyera con vía en placa y no sobre balasto como el resto de los viaductos e incluso como el primer tramo del propio Belgrano Sur. La licitación ya estaba avanzada y tenía dictamen de preadjudicación a favor de la constructora brasileña Queiroz Galvão, que volvió a presentarse en esta oportunidad y que presentó como alternativa la construcción sobre balasto originalmente prevista.

En medio de esas demoras, que ya retrasaron en más de un año el inicio de los trabajos, el Gobierno acordó cambios en el esquema de financiamiento del proyecto: a los 55 millones de dólares comprometidos por la Corporación Andina de Fomento (CAF) se sumaron otros 35 millones aportados por FONPLATA, crédito originalmente asignado a la renovación del ramal C15 del Belgrano Cargas en el norte del país. Los restantes 29,5 millones serán aportados por el Tesoro.

El viaducto del Belgrano Sur es el único que depende íntegramente del Estado nacional. En el caso del Mitre y el San Martín su ejecución fue delegada en el Gobierno de la Ciudad, que realizó las obras a través de AUSA, y que asumió los créditos para poder encarar los trabajos.

Cabe recordar que el proyecto comprende la elevación de las vías desde la estación Sáenz hasta la estación Plaza Constitución de la línea Roca, dándole al Belgrano Sur una mayor inserción en la Ciudad y su primera conexión con el Subte (si bien está prevista la llegada de la línea H a Sáenz, su construcción no se verá en lo inmediato), lo que se estima que redundará en un significativo aumento del caudal de pasajeros transportado por esta línea, históricamente una de las más postergadas del área metropolitana.

Comentarios