Tal como había anticipado enelSubte, ya le cedieron las tierras del ramal Alsina-Bonzi a la Municipalidad de Lanús para la construcción de un "parque lineal". Las obras comenzarían en agosto, en coincidencia con el segundo aniversario de la suspensión de los servicios de ese ramal del Belgrano Sur. Una iniciativa cortoplacista que condena a la desaparición a una traza estratégica.

El proyecto para convertir el ramal Puente Alsina-Aldo Bonzi de la línea Belgrano Sur en un parque lineal, que fuera anticipado en exclusiva por enelSubte días atrás, avanza a todo vapor.

Según publica este martes el suplemento zonal del diario Clarín, la Municipalidad de Lanús confirmó que ya le fueron cedidos los terrenos de ese ramal ferroviario para la construcción de un parque lineal en la parte de la traza que discurre por ese partido.

En una primera etapa se construiría un parque de dos kilómetros entre las estaciones Villa Caraza y Villa Diamante, cuyas obras comenzarían este mes de agosto y terminarían para fin de año. El edificio de la estación Villa Diamante será demolido, mientras que en Villa Caraza se habilitará un «módulo container» para realizar trámites. «Se conservarán las vías como símbolo del uso original del lugar», explicaron desde el Municipio.

La segunda etapa consistiría en continuar el parque desde Villa Caraza a Puente Alsina (donde se está construyendo un centro de saludy desde Villa Diamante hasta el límite con Lomas de Zamora.

Con la confirmación de este proyecto, el ramal Puente Alsina-Aldo Bonzi, uno de los 12 ramales ferroviarios que fueron clausurados en los últimos cuatro años, ha sido condenado a la desaparición, siguiendo el camino del tristemente célebre ramal P1 del Ferrocarril Provincial, cuya depredación fue recientemente legalizada.

Sus servicios estaban suspendidos «hasta nuevo aviso» desde agosto de 2017, dos años en los cuales el Estado hizo poco y nada para reactivarlos y para conservar la traza. En vano fueron los reclamos de los usuarios y vecinos, de organizaciones de la sociedad civil y aún del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora, que emitió una resolución exigiendo la restitución del servicio.

El Alsina-Bonzi es otra traza ferroviaria que se pierde, otro terreno estratégico de uso ferroviario -para peor, ubicado en una zona densamente poblada del Conurbano- que se cede a cualquier otro uso que parece más importante que el del transporte y la movilidad urbana, en nombre de una iniciativa cortoplacista de claro tinte electoral.

Comentarios