Se realizarán obras de mejoramiento de vía en varios tramos de la traza, que totalizan unos 100 kilómetros de extensión. El servicio regular de Ferrocarriles Argentinos a Bahía Blanca será semanal y comenzará a correr el próximo viernes 18.

Tras la realización de tres viajes de prueba, el tren Plaza Constitución – Bahía Blanca de Ferrocarriles Argentinos comenzará a prestar servicio el próximo viernes 18, uniendo las dos ciudades en unas 12 horas, dos menos de lo que tardan en la actualidad los trenes de Ferrobaires.

El nuevo servicio, que convivirá con los maltrechos trenes de la Unidad, se brindará con una frecuencia semanal, en línea con otros corredores de Ferrocarriles Argentinos, donde la demanda supera con creces esa oferta.

La dotación de personal del tren, al igual que lo que ocurre en el caso de Mar del Plata y tal como se había barajado, será provista por la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (UEPFP). La última formación de prueba arribó en la mañana de este jueves a la estación Bahía Blanca Sud y fue recibida por el interventor de Ferrobaires, ingeniero Antonio Maltana y el candidato a intendente de esa ciudad por el FPV, el randazzista Marcelo Feliú.

Según confirmaron fuentes oficiales se intervendrán cerca de 100 kilómetros de vía para encarar su mejoramiento y garantizar las condiciones de circulación del tren. El ingeniero Mario Antonelli declaró a la prensa local que “tenemos un [tramo] de 36 kilómetros, uno de 24 más próximo a acá [por Bahía Blanca]. En total vamos a estar trabajando aproximadamente en 100 kilómetros”. Tales obras ya habían sido anticipadas por el ministro Randazzo en oportunidad de completarse la primera prueba del tren, en mayo pasado.

El tren contará con 529 plazas, repartidas en coches Pullman, Primera y Dormitorio. Además contará con coche comedor. El costo de los pasajes será de $355 en Primera, $405 Pullman y $1.135 el camarote, con capacidad para dos personas. Las paradas intermedias serán San Miguel del Monte, Las Flores, Azul, Olavarría, Coronel Suárez y Pigüé.

Comentarios