El próximo sábado volverán a circular las "Brujas" por la línea A. Una vez finalizado el horario de servicio habitual, a las 23:30, comenzará a correr un servicio histórico cultural largamente prometido y cuya implementación venía demorada. Habrá tres viajes de ida y vuelta entre Perú y Acoyte. Los primeros boletos se sortearán a través de la plataforma BA Participación Ciudadana.

El Gobierno porteño sorteará lugares para realizar el primer viaje en una formación La Brugeoise restaurada luego de cuatro años y medio de que fueran retiradas de servicio comercial en la línea A, por la que circularon desde su inauguración el 1 de diciembre de 1913.

El primer viaje del largamente prometido servicio histórico se realizará este sábado a las 23:30, una vez finalizado el horario de servicio habitual de la línea A. Según se informó se realizarán tres viajes de ida y vuelta entre las estaciones Perú y Acoyte.

Para poder anotarse, los interesados deberán completar un formulario con sus datos personales en la plataforma BA Participación Ciudadana, que la Ciudad utiliza habitualmente para que los vecinos puedan realizar o votar entre diversas propuestas de la más variada índole. Los ganadores del sorteo obtendrán un pase para dos personas para el viaje inaugural.

Aunque no fue aclarado, se prevé que esta modalidad de sorteo de plazas se aplicará por esta única vez. Para los sucesivos viajes que realicen los trenes históricos es de suponer que  se aplicará un esquema de pre-venta de pasajes como se anunció en anteriores oportunidades.

Una formación, integrada por los coches 5 y 16, fue exhibida en la estación Plaza de Mayo para conmemorar el centenario de la inauguración del servicio. Con sus carrocerías restauradas y componentes electromecánicos adaptados para funcionar a 1500 volts -aunque todavía no habían finalizado las pruebas de rigor para ese momento- fueron visitados y fotografiados por cientos de entusiastas en lo que constituyó la única actividad prevista oficialmente por SBASE para celebrar el primer siglo de vida de la red.

Los coches La Brugeoise, fabricados en Bélgica y llegados al país en varias tandas entre 1913 y 1919, fueron los vehículos ferroviarios en servicio comercial más antiguos del mundo hasta que fueron retirados el 11 de enero de 2013 tras recorrer los túneles de la línea A durante 99 años, un mes y diez días. Días más tarde fueron trasladados al taller Polvorin, ubicado en el barrio porteño de Caballito, para después ser enviados a un antiguo obrador de la construcción de la línea H en Labardén y Los Patos en Parque Patricios. Allí permanecieron a la intemperie ante el estupor de buena parte de la comunidad, lo que obligó a SBASE a trasladarlos al predio del taller Mariano Acosta del Premetro y cubrirlos con lonas para protegerlos de las inclemencias del tiempo.

Un amparo judicial, presentado por los legisladores Maria Rachid y Rafael Gentili, reconoció el valor histórico de la flota y obligó a resguardarla dentro de un galpón hasta tanto se decidiera su destino. A finales de 2013, la Legislatura sancionó la ley 4886 que los declara patrimonio histórico y regula su preservación, cesión a museos y la prestación de un servicio turístico con al menos 20 coches restaurados y adaptados para circular de acuerdo a los nuevos parámetros técnicos y de seguridad de la línea A. Unos pocos coches que habían quedado fuera de la protección establecida por la ley fueron subastados a principios de este año.

Hasta el momento, sólo los coches 5 -el más antiguo de la flota-, 16 -formó parte del tren inaugural el 1 de diciembre de 1913-, 124 y 125 -construidos en Polvorín en 1943 e idénticos a los coches belgas- fueron sometidos a dicho proceso. Los coches en cuestión habían sido probados en la línea A a principios de este año.

Comentarios