Como parte de la lavada de cara que busca dar el GCBA al Subte, enelSubte pudo saber que fue contratado el Estudio Shakespear para renovar señalética e imagen del interior de los trenes de toda la red.

La visión urbana de Ronald Shakespear acompaña hace largo rato a los porteños. Con un socio, fue el encargado de diseñar el Plan Visual de Buenos Aires durante la intendencia de Saturnino Montero Ruiz, a principios de los 70. El Plan Visual fue el responsable del diseño de nomencladores de calles, paradas de colectivos y la característica “manito” de los taxis.

Aunque la uniformidad estética se vio alterada por otra señalética introducida durante la intendencia de Suárez Lastra, todavía sus nomencladores prevalecen fuera del centro y los indicadores de paradas de colectivo continuaron siendo fabricados por el GCBA hasta hace poco. Sólo el nuevo mobiliario urbano introducido por el gobierno de Macri amenaza con quebrar su hegemonía.

Pero, además, Shakespear es el responsable de la actual estética del Subte. Fue convocado por Metrovías a poco tiempo de tomar la concesión de la red, como parte de la nueva imagen que se buscaba dar al servicio. De Shakespear es el concepto del cartel indicador continuo a lo largo del andén y la identificación de los colores de las líneas, que alteró los que venía usando SBASE con anterioridad (la E era amarilla, la C violeta y las líneas B y D tenían los colores invertidos con respecto a la actualidad).

En esta nueva etapa, su estudio fue convocado por Subterráneos de Buenos Aires. En su nuevo rol de autoridad de aplicación, la empresa decidió poner el foco en la cartelería del interior de los trenes, que a lo largo de estos años fue diversificándose y perdiendo estilo, no sólo porque desde Metrovías los diseños ya no cumplían con lo definido por el Estudio Shakespear sino también porque desde la Secretaría de Transporte y la CNRT surgieron carteles y adhesivos adicionales de modelos totalmente distintos.

El Estudio Shakespear, además, tendrá como misión revisar toda la red para comprobar si su intervención de 1995 y su renovación de 2006 fueron alteradas o se cometieron desvíos que atenten contra la seguridad y el acceso a la información, o continúan de acuerdo a lo dictaminado por el estudio. En ese sentido, no se descarta una nueva modificación de la señalética en estaciones, donde actualmente conviven el diseño original para Metrovías con los nuevos carteles introducidos por SBASE a partir de la línea H y unos pocos sobrevivientes de la etapa retroiluminada anterior.

Este medio intentó comunicarse con el renombrado diseñador, pero por razones de confidencialidad no puede dar a conocer detalles hasta su presentación oficial, que se calcula para marzo.

Comentarios