Es oficial: la AGTSyP tiene la personería gremial del Subte

Tras años de idas y vueltas, la AGTSyP recibió de manos del ministro Carlos Tomada la resolución que oficializa la personería gremial para el sindicato que conduce Roberto Pianelli. La UTA adelantó que apelará la medida en la Justicia.

La directiva de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) recibió de manos del saliente ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, la resolución que oficializa su reconocimiento como único sindicato representante de los trabajadores del subterráneo.

La resolución formal llega luego de que la audiencia de cotejo realizada el pasado 12 de noviembre -a la que la Unión Tranviarios Automotor (UTA) no se presentó- resultase favorable a la AGTSyP.

Hasta ahora este gremio contaba con “inscripción gremial”, pero no con personería, lo que si bien le permitía participar en las discusiones salariales y laborales, les impedía firmar resoluciones en representación de los trabajadores, ya que esta potestad recaía en la UTA.

Esto significa que, a partir de 2016, los Metrodelegados serán “los únicos interlocutores válidos” ante Metrovías y el Gobierno de la Ciudad. 

Claudio Dellecarbonara, miembro del secretariado ejecutivo del gremio, expresó su satisfacción por el hecho: “Felicito a todos los compañeros del Subte por este logro que hemos conseguido”, a la par que fustigó al saliente gobierno: “No es casualidad que Tomada haya firmado nuestra personería gremial a días de irse del gobierno”.

“El logro de la personería gremial es un gran paso de nuestra lucha y organización, pero la pelea sigue, empezando por enfrentar las nuevas maniobras que hará la UTA”, alertó ante el anuncio del sindicato que conduce Roberto Fernández, desde donde adelantaron que impugnarán el trámite y recurrirán a la Justicia para intentar revertir la medida.

La personería era una de las reivindicaciones históricas del sindicato desde su formación. Los trámites formales para obtenerla habían iniciado a mediados de 2013 y enfrentaron no pocos contratiempos y dilaciones, tanto judiciales como administrativas.

Comentarios