El Gobierno Nacional se adjudicó la firma de un contrato con Marubeni para ampliar el señalamiento ATS en la línea Roca como presunta muestra de inversión japonesa. Pero el convenio fue firmado el año pasado por el gobierno anterior. Pese al supuesto relanzamiento de las relaciones comerciales con Japón, no ha habido nuevos contratos en concreto.

El Gobierno Nacional se adjudicó, en una reciente nota aparecida en el diario Clarín, la firma de un acuerdo con Japón para proveer señalamiento para a la línea Roca, siendo que tal contrato se acordó durante el gobierno anterior, más precisamente durante la gestión del ex ministro Florencio Randazzo, tal como publicó este medio meses atrás.

En la imprecisa nota periodística –que llama “autostop” [sic] al ATS (Automatic Train Stop)– se destaca que una empresa japonesa “invertirá” en el señalamiento del Roca, cuando en realidad quien invierte es el Estado Nacional y no la firma japonesa, que se limita a proveer e instalar el equipamiento por el que se le paga.

Pese a que la nota intenta de encuadrar la contratación dentro un supuesto relanzamiento de las relaciones comerciales con el país asiático, afirma –citando fuentes oficiales– que el único acuerdo materializado hasta ahora es el que firmó el anterior gobierno, que incluye la provisión de 94 equipos de abordo para los nuevos trenes CSR, 10 unidades de equipos ATS cotejadores para los andenes de las terminales de Plaza Constitución y La Plata y 121 bobinas de vía ATS, cuya fabricación estaría a cargo de Nippon Signal.

Equipos de ATS japoneses en la línea Roca.
Equipos de ATS japoneses en la línea Roca.

Cabe recordar además que se trata de un contrato parcial, ya que la línea Roca opera desde hace al menos 30 años con este tipo de señalamiento en los ramales a Ezeiza y Glew. Allí, el ATS fue instalado en conjunto con la obra de electrificación por compañías japonesas, lo que pesó en la decisión de contratar al mismo proveedor.

Por el momento, y pese a la reciente reunión del CEO de Marubeni con Mauricio Macri, el ministro Dietrich y la actual plana mayor de Ferrocarriles Argentinos, la participación de la empresa japonesa en las nuevas licitaciones para señalamiento ATS para todas las líneas no ha pasado de ser una mera intención.

A pesar de lo que se insinúa en el matutino, los vínculos comerciales con Japón, aunque mermados, nunca se interrumpieron del todo, al menos en el ámbito ferroviario. Cabe recordar que Marubeni fue la primera opción sondeada por el equipo de Randazzo a la hora de consultar precios de coches nuevos para las líneas Mitre y Sarmiento. Como la empresa pedía más de 3 millones de dólares por coche y ofrecía tiempos de entrega poco competitivos, finalmente la balanza se inclinó hacia las empresas chinas. En el caso del Subte, Marubeni ofició recientemente como intermediaria en la adquisición de 30 coches usados para la línea C, procedentes del Metro de Nagoya.

Comentarios