Ahora SBASE busca extender el Tranvía del Este

Se trata de un nuevo proyecto del legislador Gentili que concitó el apoyo de SBASE. En una primera etapa el servicio se prolongaría a Retiro y Constitución para luego extenderse hasta Ciudad Universitaria. El trazado contempla una detención en la estación "Padre Mugica", sobre uno de los accesos a la Villa 31, donde combinaría con la aún no aprobada extensión de la línea H.

La empresa estatal porteña parece ahora tomar control de lo que rehusó aceptar en un primer momento. El Tranvía del Este, coloquialmente conocido como “tranvía de Puerto Madero”, fue transferido a la Ciudad por la ley de traspaso sancionada por el Congreso Nacional a fines de marzo de 2012. No obstante, la Ciudad no lo aceptó y el servicio se encuentra interrumpido desde octubre del año pasado. El trazado, compuesto por apenas cuatro estaciones (Independencia, Belgrano, Corrientes y Córdoba), era parte de un proyecto más ambicioso que nunca llegó a concretarse.

A mediados de mayo, este medio daba cuenta de la existencia de un proyecto presentado por el legislador Rafael Gentili (Proyecto Sur) para reactivar el tren ligero, que iba a ser presentado en solitario. No obstante, gracias al aceitado vínculo entre el diputado y SBASE, la empresa estatal mostró su beneplácito por la propuesta, disponiéndose ahora a realizarlo. Según se informó, “inesperadamente” Gentili resultó convocado a una reunión en Agüero 48 que tuvo lugar el pasado viernes 14 de junio y de la que participó, entre otros directivos de SBASE, el propio presidente de la compañía Juan Pablo Piccardo, en la que se resolvió dar impulso a la iniciativa.

No es la primera vez que la empresa que conduce Piccardo brinda su apoyo a las propuestas de Gentili. Una situación similar ocurrió cuando SBASE rectificó y reformuló el cuestionado proyecto de llevar la línea H a la Villa 31, en base a una iniciativa del mismo diputado. El Tranvía del Este vendría a cubrir uno de los ramales de la estudiada extensión de la línea H-C a Aeroparque y Ciudad Universitaria en el proyecto del ingeniero Mariano Cermesoni, gerente de Planeamiento de SBASE y director del Área de Economía y Planeamiento de la consultora AC&A.

En lo inmediato la iniciativa contempla la extensión del servicio hasta Retiro, combinando con la línea C, y el agregado de una vía adicional ya que el trazado es actualmente de vía simple exceptuando la zona de la estación Belgrano. En una segunda etapa se planea llevar al tren ligero desde Independencia hasta Constitución por las avenidas Brasil y Caseros. La etapa final del proyecto implicaría su extensión desde Retiro hasta Aeroparque y Ciudad Universitaria por Costanera Norte, construyéndose una parada intermedia en la estación Padre Mugica, donde combinaría con la línea H. Cabe señalar que la construcción de esta estación está contemplada en el proyecto de unión de las líneas H y C bajo la Villa 31, que aún no tiene existencia legal porque la Legislatura no lo debatió pero que el Gobierno de la Ciudad parece da por hecho.

Según se informó, se habría estudiado aprovechar para construir esta última etapa la traza del Ferrocarril Belgrano, opción descartada debido a que implicaba una negociación con la Nación. Al mencionar el conflicto jurisdiccional como supuesto obstáculo principal, se olvida sin embargo mencionar la diferencia de trocha entre el Tranvía (1435 mm, standard UIC) y el Belgrano (1000 mm, trocha métrica).

El gobierno porteño propuso adquirir ocho formaciones a un costo de dos millones de dólares cada una, que se sumarían a la solitaria actual, proveniente del Metro Ligero de Madrid. En cuanto a la tarifa del tranvía, sería equiparada con la del Subte. La idea, aún no del todo definida, es realizar una integración tarifaria, de modo que el pasajero no deba abonar otro boleto al combinar. Se estima que contará con una frecuencia cercana a los seis minutos. 

“Se van a analizar las distintas alternativas para evaluar qué es lo mejor para los vecinos y en base a eso tomar una decisión”, indicó Juan Pablo Piccardo, presidente de SBASE. El análisis continuará hasta fin de año, y se calcula que las obras demandarían, al menos, dos años más.

Artículos similares

Comentarios