La semana pasada comenzaron las pruebas con cochemotores sin pasajeros en el viaducto del Belgrano Sur. Se trata de la primera etapa, consistente en el cruce de la avenida Sáenz y la nueva estación homónima elevada. Se eliminaron cuatro pasos a nivel y se abrirán cinco calles antes cortadas por el ferrocarril. La extensión a Constitución, retrasada y en licitación.

Las obras de la primera etapa del viaducto de la línea Belgrano Sur avanzan a buen ritmo y ya presentan un porcentaje importante de ejecución. Si bien no tiene fecha prevista de inauguración, se estima que será en los últimos meses del año.

Las primeras pruebas, que incluyeron la circulación de locomotoras, habían comenzado a mediados del mes pasado. Tras haberse avanzado con los trabajos de balastado, el pasado viernes tuvo lugar la primera circulación de una formación de cochemotores CNR.

Vista de las obras en la nueva estación Sáenz

En las vías aún restan trabajos de soldado, alineación y bateo, mientras que se continúa con la obra de la estación Sáenz elevada, que funcionará como cabecera provisoria de la línea y que reemplazará a la actual estación “Sáenz temporaria”, que fuera habilitada el año pasado para dar paso a las obras del viaducto.

Esta primera etapa del viaducto Belgrano Sur, que es financiada por un crédito del Banco Mundial, implicó la elevación de las vías para cruzar la avenida Sáenz y se extiende sólo hasta el cruce con la calle Taborda. Esto implica la eliminación de cuatro pasos a nivel (entre ellos, el de la avenida Sáenz) y la apertura de cinco nuevas calles antes cortadas por la traza ferroviaria (Corrales, Tabaré, Ramírez, Fournier y Ochoa).

La segunda etapa, que contempla la continuación del viaducto desde Taborda hasta Plaza Constitución y la construcción de dos nuevas estaciones (Buenos Aires y Constitución), sufrió importantes retrasos al ser suspendida en octubre pasado, tal como adelantó en exclusiva enelSubte, bajo el argumento de una modificación en los pliegos (cambio de vía sobre balasto por vía en placa). La obra fue relicitada nuevamente en mayo de este año y no tuvo financiamiento asegurado hasta que el Gobierno no reasignó un crédito destinado a una obra del Belgrano Cargas en Salta para poder terminarlo.

La elevación de la traza y su extensión hasta Plaza Constitución había sido anunciada originalmente en junio de 2014, durante la gestión del ex ministro Randazzo, como parte de un trabajo conjunto entre la Nación y la Ciudad. En los años siguientes, los ramales G y M (González Catán y Marinos del Crucero General Belgrano) recibieron importantes inversiones, como la renovación de su material rodante por cochemotores CNR, la renovación de todas sus estaciones y el recambio de vías en el tramo Sáenz – Tapiales. Hasta se llegó a anunciar un cruce a distinto nivel entre el ramal M y las vías de la línea Roca y la duplicación de vías entre Libertad y Marinos del Belgrano.

En contraste con esto, el ramal Puente Alsina-Aldo Bonzi fue abandonado a su suerte y, tras dos años sin tráfico ferroviario, se inició el proceso de transferencia de sus terrenos al municipio de Lanús para la construcción de un parque lineal sin siquiera consultar a la ADIF o a la SOFSE sobre la cuestión.

Primera etapa del proyecto, que estará lista para fin de año.

Comentarios