El senador Abal Medina presentó un pedido de informes sobre la suspensión de los trenes de Ferrobaires. Piden al ejecutivo que informe cuándo serán restablecidos. Dietrich aseguró que el servicio no será repuesto hasta que finalice una auditoría de recursos humanos que, según afirma, está dando "resultados muy malos". Versiones de la privatización.

El senador Juan Manuel Abal Medina (PJ – Buenos Aires) presentó un proyecto de comunicación en el Senado Nacional para que el Gobierno informe sobre los motivos de la suspensión de los trenes de Ferrobaires decidida por la gobernadora Vidal en junio pasado, tras el accidente de Rawson, y las posibles fechas para su restablecimiento.

Además, el senador solicita a las autoridades informar “las medidas y obras adoptadas” a la fecha, así como aquellas “pendientes de implementación” que “condicionen la restauración de los servicios”.

Los servicios que prestaba la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (UEPFP) se encaminan a los tres meses de suspensión sin señales concretas de reactivación: en agosto, el Jefe de Gabinete Marcos Peña informó a la Cámara de Diputados que no era posible “determinar una fecha de restitución de los servicios”.

En una conferencia de prensa tras el “Mini Davos”, en el que se intentó atraer inversores privados para el sector ferroviario, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich declaró a la agencia oficial Télam que el retorno de los servicios está supeditado a la culminación de una auditoría integral de recursos humanos que “hasta el momento está dando resultados muy malos” debido al “proceso de degradación creciente, sobre todo en los últimos años”.

El escenario de esas declaraciones no sería casual, ya que existen versiones periodísticas que indican que el gobierno estaría interesado en “armar un pliego de licitación para privatizar el servicio“. En la conferencia empresaria desarrollada en el Centro Cultural Kirchner, de hecho, el ministro Dietrich mencionó los servicios de pasajeros a Mar del Plata –junto con Rosario, Córdoba y Tucumán– como una oportunidad de inversión para los privados.

Cabe recordar que el traspaso de los servicios provinciales a la Nación que actualmente se negocia es producto de una pulseada que la gobernadora Vidal le ganó –no sin cierta resistencia– al propio Dietrich, y al presidente de Ferrocarriles Argentinos, Marcelo Orfila, quienes habían mostrado nulo interés en expandir los servicios de larga distancia (algo que cristalizó en la negativa de los senadores oficialistas a apoyar la reactivación de trenes a Neuquén, Zapala y Bariloche) y que prefieren enfocarse en obras para el área metropolitana, marginando al Interior, a la par que impulsan la provincialización de servicios en Chaco y Neuquén.

En este contexto, crecen los reclamos en distintas localidades del interior bonaerense por la falta de los ya escasos servicios ferroviarios que prestaba Ferrobaires. En 25 de Mayo, el intendente Hernán Ralinqueo (PJ) recibió este miércoles a empleados de la UEPFP y manifestó que no tuvo “ninguna respuesta positiva [pero que] va a continuar solicitando a la Provincia de Buenos Aires el restablecimiento del servicio”. En Tandil, donde gobierna la UCR, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad una resolución exigiendo el restablecimiento del tren y la estabilidad laboral de todos los trabajadores de Ferrobaires. Este punto es, precisamente, uno de los que genera más inquietud, ya que los gremios alertan que se han concretado algunos despidos.

Comentarios