La precandidata a Jefa de Gobierno revivió el proyecto de crear la estación ferroviaria Retiro Norte en cercanías de la Facultad de Derecho. Allí combinarían los ferrocarriles y el Subte. El proyecto fue históricamente señalado como funcional a intereses inmobiliarios.

La precandidata a Jefa de Gobierno Gabriela Michetti (PRO) propuso construir “en conjunto con el Poder Ejecutivo Nacional” la estación Retiro Norte, que serviría para combinar a la línea H del Subte con los ferrocarriles Mitre, Belgrano Norte y San Martín, detrás de la Facultad de Derecho. La propuesta, correspondiente a la Comuna 1, fue hecha pública a través de su perfil en la red social Facebook y de su página web.

La idea de construir una estación en dicha ubicación no es nueva, sino que viene siendo analizada por distintos sectores y ponderada por ciertos especialistas desde hace varias décadas. Cobró especial impulso en los años 90 cuando se intentó promover, infructuosamente, un gigantesco proyecto inmobiliario en el área de Retiro, aprovechando tierras de las parrillas ferroviarias, la zona portuaria y hasta las propias estaciones terminales (Retiro Mitre, por ejemplo, se convertiría en un gigantesco centro comercial).

Las objeciones a dicha estación son varias y se extienden desde la oposición a cualquier uso no ferroviario de los terrenos de Retiro hasta los problemas operativos que traería su impráctica localización en un área de aproximación a las terminales, donde los trenes circulan a velocidades moderadas.

La actual administración del GCBA intentó varias veces promover la construcción de dicha estación detrás de Facultad de Derecho. La primera vez en 2008, cuando se presentaron proyectos para cambiar las trazas de las líneas previstas en la ley 670. Al fracasar esa iniciativa por la oposición vecinal, se comenzaron a fomentar los cambios de trazas individuales. Primero fue el turno de la línea H, a la que en la práctica se truncó en Facultad de Derecho, pese a que se votó su extensión a la Villa 31 en un bochornoso proyecto con barniz “social” auspiciado por SBASE y votado por unanimidad en la Legislatura.

En esa oportunidad se señaló que el proyecto de unión de las líneas C y H resultaba funcional a los fuertes intereses inmobiliarios existentes sobre los terrenos ferroportuarios actualmente ocupados por el asentamiento ilegal Villa 31. Inclusive el propio Gerente de Planeamiento de SBASE Mariano Cermesoni, quien diseñó la traza que terminó aprobando la Legislatura, había publicado en 2008 un artículo ponderando la construcción de Retiro Norte.

El caso que se avecina es el de la línea F, cuya cabecera está prevista en Plaza Italia y que el gobierno actual busca desviar hacia la hipotética “Retiro Norte”. Acompañado de la modificación de este proyecto, que debería ser votada por la Legislatura, vendría la extensión de la línea E a Plaza Italia vía Libertador – Las Heras, pasando también por la estación ubicada tras la Facultad de Derecho.

En todo caso, la escueta propuesta de la candidata no apunta a la necesaria -y muy demorada- concreción de la unificación de las distintas líneas (el proyecto de la RER, que ya estaba presente en el Estudio Preliminar del Transporte de la Región Metropolitana de 1972) sino en todo caso a recortar las líneas, como pretende el lobby inmobiliario.

Retiro Norte sólo cobra sentido si se asume que la línea H nunca llegará a Retiro, confirmando que nunca se planeó ejecutar la traza desviada por la Villa 31. Lo único que nunca se modificó es la avidez inmobiliaria por los terrenos de Retiro.

Comentarios