Metro de Madrid le ofreció a SBASE en 2013 coches AnsaldoBreda por 1,3 millones de dólares por unidad. El alto costo y el historial de fallas llevaron a la estatal a desestimar la oferta, lo que desembocó en el posterior ofrecimiento de los CAF 6000.

Durante el primer cuatrimestre de 2013 Metro de Madrid ofreció a Subterráneos de Buenos Aires la Serie 7000, fabricada por AnsaldoBreda, que actualmente presta servicio en la línea 10 del metro de la capital española.

Se trata de 37 trenes de seis coches cada uno, fabricados por la empresa italiana en 2002. Cuentan con un gálibo similar a la serie 6000 o a los Mitsubishi de la línea B (2,8 m) y presentan la particularidad de ser bitensionales: operan tanto con corriente de 600 V como de 1500 V.

Según pudo saber enelSubte.com, Madrid ofreció a la Ciudad la serie 7000 a un precio de 1,3 millones de dólares por coche, lo que llevó a SBASE a declinar la oferta por considerar -con buen criterio- que el precio era excesivo. El rechazo desembocó en el posterior ofrecimiento de la serie 6000, más antigua y reducida, aunque igual de incompatible, por un precio unitario menor.

El precio resultaba excesivo tratándose de trenes de unos 10 años de antigüedad al momento de iniciarse las tratativas comerciales. Su valor se acercaba al de unidades cero kilómetro como los coches CNR de la línea A (que la Ciudad compró por 1,5 millones de dólares por unidad) o de los trenes CSR de las líneas Mitre y Sarmiento (1,3 millones).

Si a este precio, ya de por sí equivalente al de un coche nuevo, se hubieran sumado todas las obras que hubo que realizar en la línea B, el costo de incorporar los mentados “trenes con aire acondicionado” hubiera sido elevadísimo.

s7000descarrilo
Descarrilamiento de un AnsaldoBreda 7000

Además, las unidades AnsaldoBreda cuentan con un historial de desempeño poco tranquilizador, lo que explica por lo menos en parte por qué Madrid estaba interesada en venderlos. Fallas en las puertas, problemas con las ruedas, descarrilamientos y hasta desprendimientos de motores de tracción forman parte de su triste récord. Gracias a ello se han ganado la desconfianza de trabajadores, expertos y hasta de los propios directivos de Metro Madrid, que han desistido de contratar nuevamente a la proveedora italiana, aún cuando la serie 9000 subsanó varias de las fallas presentadas por la 7000.

s7000descarrilo2

En todo caso, se trata de unidades que presentan los mismos problemas que la serie 6000: incompatibilidad de alimentación y gálibo, configuración y prestaciones inadecuadas para la línea B, además de obligar a encarar obras para adaptar la línea a la medida del material rodante.

Quizás su característica bitensional fue lo que más atrajo a las autoridades de SBASE, encandiladas por una supuesta estandarización y por una intercambiabilidad de material rodante que es de muy dificil concreción.

Además, al igual que una parte de la serie 6000, los AnsaldoBreda 7000 están en su totalidad operados bajo una modalidad de renting, vale decir, no pertenecen al Metro de Madrid sino a entidades financieras como Caixarenting (36 coches) y Plan Azul 07 (186 coches).

Lo que salta a la vista analizando la operación en su totalidad es que no era tanto SBASE la interesada en comprar sino Metro Madrid en vender. Vale decir, no fue SBASE quien salió a buscar trenes para renovar la línea B, algo que no estaba previsto en el futuro inmediato, sino que una oferta cayó del cielo y ante la negativa, le ofrecieron otra serie de coches más vieja, igual de incompatible, pero de calidad algo superior. Poco importó que para ponerlos a andar hubiera que rehacer la línea B a su medida, obligando a desembolsar ingentes sumas de dinero y afectando el normal desarrollo del servicio durante casi un año.

Escasas dudas caben acerca de que la compra de la serie 6000 de Madrid fue la peor de toda la historia del Subte, pero el escenario podría haber sido peor de prosperar la adquisición de la serie 7000.

Comentarios