Con varios meses de demora terminaron las obras civiles de uno de los puentes dañados por la inundación de 2015. Sin embargo, aún resta colocar las vías. Ahora comienzan a trabajar en el segundo puente, sobre el Río Salado. Los municipios piden reuniones con Nación ante la incertidumbre por la vuelta del tren.

El restablecimiento de los servicios ferroviarios de larga distancia de la línea Sarmiento continúa siendo incierto pese a algunos avances en las obras de reparación de los puentes que fueron dañados en la inundación de 2015.

Según publicaron medios locales, las obras civiles del puente “La Clarita”, sobre la Cañada del Tío Antonio, ya se encuentran prácticamente finalizadas. Allí se construyó un nuevo puente de hormigón (con ancho suficiente para una vía) y se dejó preparada la zona para el montaje de otro puente, que serviría para una vía adicional.

La nueva estructura del puente La Clarita, aún sin las vías. Foto: Diario El Salado

Sin embargo, aún resta colocar las vías y unirlas con resto de la traza ferroviaria. Según La Razón de Chivilcoy, esta tarea estará a cargo de “otra división” de la constructora Smith Molina, a cargo de las obras. Los trabajos habían comenzado en junio del año pasado y debían haberse entregado en noviembre, por lo que ya llevan casi cinco meses de retraso.

Una vez finalizada esta etapa se comenzará a trabajar en la segunda, consistente en la reparación del puente sobre el Río Salado, de 86 metros de longitud, también dañado durante ese temporal.

Pese a estas reparaciones no se tiene la certeza de que sea restablecido el servicio de pasajeros, que hasta su interrupción en 2015 circulaba óptima regularidad y excelentes niveles de ocupación, ya que el Ministerio de Transporte no tiene a este tren entre sus planes. La reparación, por lo pronto, serviría a los trenes de cargas de la concesionaria Ferroexpreso Pampeano (FEPSA).

Por esta razón, dos concejales del Frente Renovador de Pehuajó, Pablo Lanik y Federico Bergues, presentaron un proyecto para reclamar el restablecimiento de los servicios y solicitaron una audiencia con el subsecretario de Transporte Ferroviario de la Nación, Arturo Papazian, para obtener “información de primera mano y poder traernos los plazos que el Gobierno Nacional está manejando para la puesta en marcha de este ramal”, sin haber obtenido respuesta hasta el momento. “Lo que el Gobierno tiene que entender es que para quienes residimos en el Interior el verdadero low cost es el servicio del tren de pasajeros, explicaron los legisladores.

La cancelación de los servicios afecta a todas las localidades de la provincia de Buenos Aires al oeste de Chivilcoy, tanto sobre la vía Trenque Lauquen como sobre la vía Realicó, además de la provincia de La Pampa, que desde enero del año pasado se quedó sin trenes de pasajeros tras la suspensión del servicio de emergencia que corría entre General Pico y Santa Rosa.

El tráfico de trenes en este ramal se encuentra interrumpido desde agosto de 2015, cuando este puente cedió al paso de una formación de pasajeros que se dirigía a Once. Uno de los coches quedó varado en el lugar y pudo ser rescatado recién días más tarde en un espectacular operativo.

Comentarios