Belgrano Sur: postergan la extensión a Constitución para una segunda etapa

Transporte separó en dos etapas la obra del viaducto del Belgrano Sur: la primera comprende únicamente el cruce de Sáenz. La nueva estación Buenos Aires y la extensión a Constitución quedaron para una segunda etapa. Aseguran que cuando el viaducto esté terminado, se multiplicarán por diez los pasajeros que usan la línea. Estaría terminada para 2019.

El Ministerio de Transporte decidió separar en dos etapas la construcción del viaducto de la la línea Belgrano Sur, dejando la sección entre Sáenz y Plaza Constitución para un segundo momento.

La primera etapa se construirá entre las calles Tilcara, donde actualmente termina el viaducto y la traza ferroviaria comienza a descender, y Diógenes Taborda, a unas cuatro cuadras de la avenida Sáenz hacia el este. Es decir que esta fase incial de la obra contemplará, únicamente, el cruce esa avenida en altura y la construcción de la nueva estación Sáenz. Ese emplazamiento había sido aprobado por la Legislatura en 2015.

Desde allí, en la segunda etapa, el viaducto continuaría imitando la traza actualmente existente, desviándose ligeramente hacia el sur para evitar la actual terminal Buenos Aires, seguiría por la playa de cargas Sola hasta recostarse sobre el lateral oeste de la vía cuádruple del Ferrocarril Roca hasta alcanzar Plaza Constitución. En la intersección con la avenida Vélez Sarsfield se construirá una nueva estación Buenos Aires, elevada.

Sin embargo, esta segunda etapa aún no fue licitada, por lo que la línea se cortaría en Sáenz hasta que no se termine el viaducto en toda su extensión (de 5,6 kilómetros), lo que se prevé recién para 2019.

Vista del cruce del Belgrano Sur sobre la avenida Sáenz (vista hacia el norte), que será construido en la primera etapa, ya adjudicada.

Uno de los aspectos más interesantes del proyecto es que requiere mínimas expropiaciones, que fueron aprobadas el año pasado por la Legislatura luego de una exposición del secretario de Planificación del Transporte, Germán Bussi.

Se estima que la obra provocará un importante impacto sobre el volumen de usuarios que utilicen la línea. La actual terminal Buenos Aires se encuentra ubicada en una zona de muy baja densidad, alejada de arterias importantes y se encuentra muy pobremente integrada a la red de transportes. Entre el cambio de cabecera y la demorada llegada de la línea H del Subte a Sáenz (un importante centro de transbordo multimodal) en Transporte estiman que podría multiplicarse por diez la cantidad de pasajeros transportados. Además, cabe recordar que a pocos metros de allí se construyen viviendas para 3600 personas en el marco del plan PROCREAR.

A diferencia de lo que ocurre con el viaducto de la línea San Martín entre Palermo y Paternal, cuya ejecución se encuentra a cargo del gobierno porteño a través de AUSA, el viaducto del Belgrano Sur será íntegramente realizado por el Estado nacional. La primera etapa será financiada con un crédito del Banco Mundial (Préstamo BIRF Nº 7794-AR), que había sido firmado en 2010, mientras que la segunda contará con fondos que serán parcialmente aportados por la Corporación Andina de Fomento – Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

El ferrocarril elevado permitirá, además, la eliminación de ocho cruces a nivel (avenida Sáenz, avenida Amancio Alcorta, además de las calles Einstein, Cachi, Diógenes Taborda, Pepirí, Monteagudo y Zavaleta). Adicionalmente, se construirán siete nuevos cruces en calles que hoy se encuentran cortadas por las vías: Corrales, Tabaré, Ramírez, Fournier, Ochoa, Atuel e Iguazú.

La extensión de la línea hasta Constitución había sido anunciada originalmente en junio de 2014, durante la gestión del ex ministro Florencio Randazzo. Durante ese período se realizaron importantes inversiones para revertir la situación relegada en la que se encontraba: se licitaron obras de renovación de estaciones de toda la línea y se compró material rodante cero kilómetro (coches motores diésel CNR). Otro proyecto delineado por esa gestión, que parece haber sido dejado de lado por las actuales autoridades, era la extensión desde González Catán hasta Marcos Paz.

Infografía de la primera etapa: obsérvese el viaducto terminando en la calle Taborda.

Comentarios