La línea H se encuentra interrumpida luego de que se decidiera una medida gremial en repudio de la agresión sufrida por una conductora, a la que un pasajero intentó golpear, rompiendo el parabrisas de un coche. Reclaman más seguridad.

Pasadas las 17 horas de la tarde de este viernes, los trabajadores de la línea H decidieron en asamblea realizar una medida de fuerza gremial que mantiene paralizado el servicio de esa línea del Subte.

La decisión se tomó luego de que una conductora, identificada como Susana Pena, resultara agredida por un pasajero. Según confirmaron fuentes gremiales, tal agresión se produjo cerca de las 14 horas e incluyó la rotura de un parabrisas de una de las formaciones Siemens que prestan servicio en esa traza. Efectivos policiales debieron intervenir en el hecho.

El paro tiene por objeto reclamar mayores condiciones de seguridad para los trabajadores.

Comentarios