El pasado sábado, luego de finalizado el horario habitual de servicio, volvieron a circular los Brugeoise en la línea A. Fue el viaje inaugural del servicio histórico cultural previsto por ley de la Legislatura. Harán otros dos viajes en el año. Aspiran a implementarlo en forma regular para el próximo año.

Tal como se había anunciado, el pasado sábado por la noche, tras finalizar el horario de servicio habitual del Subte, volvieron a circular los centenarios coches Brugeoise en la línea A.

Una formación de tres unidades íntegramente restauradas (5, 16 y 124) realizó tres viajes de ida y vuelta entre las estaciones Perú y Acoyte. En la formación sólo se admitían pasajeros sentados.

La convocatoria superó todas las expectativas: más de 65.000 personas se inscribieron en la plataforma de BA Participación Ciudadana, que sorteó los pasajes del viaje inaugural. En el acto dijeron presente representantes de Subterráneos de Buenos Aires, encabezados por su presidente, Eduardo de Montmollin, del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, la Asociación de Amigos del Tranvía y del equipo de restauración.

El recorrido de los trenes fue acompañado por guías especializadas.

Desde SBASE explicaron que la idea es realizar otras tres convocatorias durante este año a modo de prueba, de cara a la habilitación formal que tendría lugar el próximo año, y dejaron trascender su optimismo por el auspicioso debut.

Los usuarios se mostraron sorprendidos por el arduo trabajo de restauración de las unidades emprendido por SBASE, un esfuerzo compartido de un grupo de especialistas (el orfebre Juan Carlos Pallarols, la arq. María Elena Mazzantini y el arq. Guillermo Pinelli) y de la Asociación de Amigos del Tranvía (AAT), que estuvo a cargo de las intervenciones mecánicas: la más trascendente de ellas fue la conversión de los motores de 1100 a 1500 V, la tensión actualmente utilizada por la línea A.

Tres guías acompañaron el viaje y proporcionaron a los visitantes información histórica sobre los coches y la línea, que este año cumple 104 años.

La realización de un servicio histórico cultural con al menos 20 coches fue establecido por la ley 4886, sancionada por la Legislatura en diciembre de 2013, la misma norma que garantiza la protección de prácticamente la totalidad de la flota Brugeoise. Su implementación, originalmente prometida para 2015, había sido largamente demorada. Los coches prestaron servicio regular durante más de 99 años, hasta enero de 2013.

Comentarios