El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 36 sobreseyó a personal jerárquico y directivos de Metrovías acusados por la muerte del operario Diego Martínez en el Taller Congreso de Tucumán, sucedido el 20 de marzo del año pasado. El gremio anunció que apelará la medida.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 36, a cargo de la jueza Guillermina Martínez, sobreseyó a todos los acusados por la muerte del operario Diego Martínez, ocurrida en el taller Congreso de Tucumán de la línea D el 20 de marzo de 2012.

Entre los cinco masculinos acusados se contaban miembros del personal jerárquico y directivos de la empresa Metrovías.

Los Metrodelegados anunciaron que los representantes legales del sindicato apelarían la medida: “Esta resolución, que a nuestro entender fue muy veloz, no ahondó en las verdaderas causas de la muerte de Diego, que es la falta de inversión de Metrovías en  las condiciones de seguridad indispensables para trabajar y no morir en el intento. La empresa es responsable de verificar que los dispositivos y herramientas de trabajo se encuentren en condiciones para su empleo, siendo que se trabaja con voltajes que varían entre 600 y 1500 volts, que fácilmente pueden matar una persona”, expresaron desde el gremio.

“Luego de la muerte de Diego, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo clausuró el sector de trabajo donde ocurrió el deceso porque no estaban dadas las condiciones de seguridad. Dato que la jueza no tuvo en cuenta, sumado a las otras dos muertes ocurridas en Metrovías por electrocución en estos dos últimos años”, acusaron.

Diego Martínez falleció por electrocución en la tarde del 20 de marzo del año pasado, cuando operaba una máquina soldadora que presentaba un cable pelado y quemado en un sector del taller Congreso de Tucumán de la línea D, ubicado a continuación de la estación homónima.

Comentarios