Comenzaron las pruebas de carga dinámicas en un tramo del viaducto. Estiman que para fines de julio la obra estará terminada y que se inaugurará en agosto, aunque los trenes pasarían sin detenerse en las estaciones intermedias. Una vez finalizado el viaducto comenzarían con la electrificación.

La obra del viaducto de la línea San Martín entró en sus últimas etapas. Si bien de momento no está confirmada una fecha oficial de apertura, se estima que las obras estarán terminadas para fines de julio próximo, aunque la rehabilitación del servicio hasta Retiro será recién en agosto.

Esta semana comenzaron a realizarse pruebas de carga dinámicas, consistentes en la circulación de locomotoras diésel por dos de las tres vías del viaducto. Las máquinas circularon desde Retiro hasta poco antes del cruce de las avenidas Córdoba y Juan B. Justo.

Las locomotoras afectadas a las pruebas.

La tarea estuvo a cargo de una locomotora Alco RSD-39 (número 651, la misma que participó en las pruebas de carga del viaducto Mitre, en abril pasado), y de una locomotora Alco RSD-16 (número 8230, perteneciente a Trenes Argentinos Cargas).

Estas pruebas se extenderán durante las próximas semanas. La obra del viaducto, empero, no está aún completamente terminada: resta la conexión de la traza elevada con la actualmente existente en La Paternal y la colocación de un tramo en cercanías del cruce de Córdoba y Juan B. Justo. En el otro extremo (Palermo), si bien restan terminaciones, ya se ha completado el terraplén que une la nueva traza con la existente y se ha tendido una de las vías, lo que ha permitido el paso de las locomotoras desde Retiro.

Una vez culminadas todas las obras y las pruebas de carga se dará paso a las pruebas dinámicas sin pasajeros (estimadas para fines de julio o principios de agosto) de formaciones remolcadas con locomotoras y coches CSR.

El servicio hasta Retiro (estación que está en remodelación) sería reinaugurado ese mismo mes, aunque los trenes pasarían sin detenerse en las nuevas estaciones elevadas intermedias La Paternal y Villa Crespo, que actualmente se encuentran en obra. Estas paradas serían rehabilitadas recién hacia fines de agosto.

Se estima que, tal como anticipó enelSubte, una vez terminadas las obras del viaducto comenzará a ejecutarse la electrificación de la línea, una esperada obra que sin embargo aún no ha sido adjudicada.

El viaducto, cabe recordar, tiene 4,9 kilómetros de extensión, entre Palermo y cercanías del puente de la avenida San Martín, y cuenta con dos estaciones elevadas. La elevación de la traza ferroviaria permitió la eliminación de 12 pasos a nivel (entre ellos varios de importancia, como los de las avenidas Córdoba y Corrientes, y la eliminación del puente de la avenida Juan B. Justo) y la apertura de diez nuevas calles antes cortadas por el ferrocarril.

La obra del viaducto del San Martín había sido presentada en conjunto por los gobiernos nacional y de la Ciudad en el año 2014. Sin embargo, no fue hasta 2016 que se lanzó la licitación y se adjudicó su construcción a la UTE Green-Rottio. Las tareas comenzaron en mayo de 2017. Por causa de las obras, la línea San Martín opera con un recorrido limitado con cabecera en la estación Villa del Parque desde mayo del año pasado, lo que provocó un incremento de casi 30% en el caudal de pasajeros de la línea Urquiza.

Comentarios