Tras haber dilatado durante meses una definición, y ante la proximidad del vencimiento de las prórrogas entregadas por el gobierno de Macri, el Ministerio de Transporte extenderá por unos 12 o 18 meses la vigencia de los contratos de Metrovías en el Urquiza y de Ferrovías en el Belgrano Norte. Darían de baja la licitación lanzada por Dietrich para elegir nuevos operadores.

El Ministerio de Transporte de la Nación extenderá por otros 12 o 18 meses la vigencia de los contratos de concesión de las líneas Urquiza y Belgrano Norte con las operadoras Metrovías y Ferrovías, respectivamente.

Tal como explicó enelSubte, los contratos de operación de ambas líneas –que datan de la década del 90– vencieron en 2017, pero fueron sucesivamente prorrogados por el gobierno de Macri, siendo la fecha límite actual el próximo 31 de marzo.

El gobierno de Macri había optado por la prórroga de las concesiones para evitar la vuelta del servicio al Estado, puesto que aspiraba a mantener las líneas en manos privadas a través de un nuevo proceso de concesión. Con el cambio de gobierno, la licitación quedó en el limbo. Esta solución provisoria se explica por la inusual demora con la que la cartera que conduce Mario Meoni abordó el problema.

Pese a definiciones favorables a la operación estatal por parte del ministro, y de idénticas posturas por parte de los titulares de las empresas ferroviarias nacionales, se generaron situaciones de descoordinación interna que tornaron inviable que el Estado, a través de SOFSE, se hiciera cargo de la operación a partir del 1° de abril. El Gobierno, cabe recordar, sigue sin designar nuevo presidente en Ferrocarriles Argentinos, la empresa coordinadora del sistema ferroviario.

Además, agregan desde el ministerio, las energías están actualmente puestas en el manejo de la crisis del coronavirus, por lo que prefieren patear el problema para el próximo año.

Con todo, y pese a la continuidad de las actuales operadoras, habría novedades de importancia. La licitación realizada por la gestión anterior para concesionar nuevamente las líneas a operadores privados, que estaba condenada al fracaso desde el comienzo dado el rechazo que generó en el sector y que había registrado nulos avances desde su lanzamiento, sería dada de baja en los próximos días.

Esto implica, en los hechos, una velada admisión de que una vez finalizada esta prórroga, ambas líneas pasarán a ser operadas por el Estado, tal como el resto de las que integran la red ferroviaria metropolitana. Sin embargo, todavía no existe ninguna definición oficial al respecto.

Comentarios