Los servicios regionales batieron el récord de pasajeros transportados por segundo año consecutivo. Todos crecieron, pero los mayores incrementos se dieron en Villa María (+61,3%), Paraná (+53,3%) y el Tren del Valle (+23,4%). El Tren de las Sierras, el Tren del Valle y el Salta - Güemes fueron los más utilizados. Potenciarlos, tarea pendiente.

En 2019, los servicios ferroviarios regionales batieron por segundo año consecutivo el récord histórico de pasajeros transportados, consolidándose como alternativas de movilidad en sus respectivas zonas de influencia.

Excluyendo al servicio Posadas – Encarnación, que SOFSE computa como regional pero que en rigor se trata de un tren internacional que opera con su propia lógica, los servicios más utilizados fueron, con poca diferencia entre sí, el Tren de las Sierras (364.467 usuarios anuales) y el Tren del Valle (361.390).

El tercer lugar estuvo ocupado por el Salta – Güemes (207.796), seguido del Paraná – Colonia Avellaneda (194.037). Completan el cuadro los servicios Sáenz Peña – Chorotis, Córdoba – Villa María y Cacuí – Los Amores (ver gráfico principal).

La cantidad de pasajeros transportados en 2019 creció en todos los servicios con respecto a 2018. Los incrementos más importantes se dieron en el servicio Córdoba – Villa María (+61,3%), Paraná – Colonia Avellaneda (+53,3%), Tren del Valle (+23,4%), Sáenz Peña – Chorotis (+20,2%) y el Tren de las Sierras (+16,1%). Los servicios Salta – Güemes y Cacuí – Los Amores crecieron un 11% y un 9,4%, respectivamente.

En el caso del Tren de las Sierras, durante 2019 se consolidó e incrementó la demanda. En el año que acaba de terminar se puede evaluar en toda su dimensión el impacto de varias mejoras que se implementaron en el transcurso de 2018: el tren recuperó su cabecera de Alta Córdoba, se agregó una tercera frecuencia diaria y se pusieron en marcha las nuevas formaciones Emepa Alerce.

En línea con esto, pocos meses atrás se realizaron pruebas para evaluar una posible extensión hasta la estación Córdoba Mitre. De implementarse, la ampliación del servicio podría tener un fuerte impacto en la cantidad de pasajeros transportados.

Por lo pronto, el Tren de las Sierras atraviesa su mejor momento desde que fue inaugurado en 2007, con un récord absoluto en cantidad de pasajeros.

El Tren del Valle, por su parte, vio crecer su demanda en un 23,4% y batió su récord histórico de pasajeros transportados. El servicio, que en años anteriores se había estabilizado en una demanda de entre 290 mil y 300 mil pasajeros anuales, dio un importante salto y superó los 360 mil.

En el año que acaba de terminar fueron trasladados a Neuquén otros dos cochemotores Materfer adicionales, lo que permitiría incrementar la frecuencia y extender el recorrido, tal la demanda de los habitantes de la zona. Recién en septiembre pasado, y tras varias negativas por parte de la gestión anterior, SOFSE se abrió a la posibilidad de extender el servicio.

Finalmente esto cristalizó en un acuerdo con los municipios de la zona para ampliar el recorrido hasta Plottier e incorporar paradas intermedias en la Terminal de Ómnibus de Neuquén y en el Aeropuerto de esa ciudad. Según estimaciones oficiales, la extensión a Plottier le agregaría al Tren del Valle unos 50 mil pasajeros anuales. De concretarse esto, pasaría a ser el servicio regional más importante del país.

El servicio Salta – Güemes, por su parte, tuvo un incremento modesto comparado con los otros servicios (+11%), pero batió el récord histórico de pasajeros transportados y el año pasado movilizó a más del doble de pasajeros que en 2016. Durante 2019, además, se incorporó una tercera frecuencia diaria fija (antes sólo funcionaba en tiempos de alta demanda). Dado que este tercer servicio fue agregado recién en septiembre, la magnitud de su impacto podrá evaluarse recién el próximo año.

Mención aparte merece el servicio Córdoba – Villa María: si bien no es de los más utilizados (ocupa el sexto puesto sobre un total de siete servicios), tuvo un espectacular crecimiento en 2019, de más del 60%.

Si bien se trata de un servicio que viene incrementando su demanda sostenidamente desde hace varios años, varios factores explican el salto: hacia fines de 2018 fueron incorporadas nuevas paradas intermedias y el servicio pasó a ser brindado con formaciones CNR. Amén de la mayor comodidad, se trata de trenes que tienen mayor cantidad de asientos que los anteriores Sorefame con los que se cubría el servicio. El factor definitivo, sin embargo, es el precio: su tarifa, congelada desde hace años, es de $12,50 entre Córdoba Mitre y Villa María. Un viaje similar en colectivo cuesta alrededor de 600 pesos, casi 50 veces más.

El crecimiento de los servicios regionales, análogo al de los trenes de larga distancia oportunamente informado por este medio, demuestra que el ferrocarril se va consolidando cada vez más como alternativa para los usuarios de sus respectivas áreas de influencia. Sin menospreciar el peso del factor de un precio competitivo, también debe considerarse la mejora de las prestaciones (agregado y diversificación de frecuencias, mejoras en el material rodante, regularidad) como uno de los elementos que interviene en el proceso de decisión de los usuarios a la hora de elegirlos.

El momento récord que atraviesan los trenes regionales, sin embargo, no implica que no tengan margen para mejorar: en el caso de los dos servicios más utilizados (Tren de las Sierras y Tren del Valle) hay proyectos de extensión de los recorridos, agregado de paradas y reclamos por el agregado de mayores frecuencias. Al igual que lo que ocurre con los servicios de larga distancia, potenciarlos es tarea pendiente para los próximos años.

Comentarios