El Gobierno porteño, a través de AUSA, licitó la realización de las obras remanentes del viaducto San Martín, que abarcan tanto infraestructura como estaciones. La apertura de sobres será en enero y los trabajos comenzarán en el primer trimestre. Las obras están frenadas desde fines de agosto, tras el incumplimiento de pagos por parte de la contratista y la posterior rescisión del contrato.

El Gobierno de la Ciudad, a través de la empresa estatal Autopistas Urbanas (AUSA), realizó el llamado a licitación para terminar las obras del viaducto de la línea San Martín. 

Los trabajos a ejecutar comprenden aspectos tanto de la infraestructura y las vías -cuya falta de terminación ocasionó problemas de dilatación semanas atráscomo de las estaciones Villa Crespo y La Paternal. Ambas, cabe recordar, permanecen cerradas desde mayo del año pasado y los trenes pasan por ellas sin detenerse desde julio de este año, cuando fue restablecido el tráfico de trenes hasta Retiro.

La apertura de sobres, informó AUSA, está prevista para el próximo 23 de enero, por lo que se estima que las obras comenzarán en el primer trimestre del año entrante.

Las obras permanecen frenadas desde fines de agosto pasado debido a incumplimientos en los pagos a proveedores por parte del consorcio Green-Rottio, a cargo de la construcción del viaducto. Dada esta situación -y tal como había anticipado enelSubteel Gobierno porteño rescindió el contrato de la empresa.

Con cierta demora, en los meses siguientes se realizó una revisión de la obra a fin de determinar los trabajos a realizar, que representan un 7% del total del proyecto, y se estudiaron posibles alternativas para darle terminación. Aunque inicialmente se mencionó la posibilidad de encarar las tareas mediante contratación directa, finalmente se optó por una licitación pública.

La demora en la terminación del viaducto generó un efecto dominó sobre otra obra de importancia en la línea San Martín: su electrificación. La licitación fue lanzada hace ya dos años y se había prometido su inicio para el segundo semestre de este año. Sin embargo, las demoras en la obra de elevación de las vías y sucesivas prórrogas de la licitación han demorado su adjudicación, quedando pendiente para la gestión entrante, que deberá definir su suerte.

Comentarios