Activistas de Greenpeace realizaron una manifestación en la estación de Madrid-Atocha reclamando al gobierno español que potencie el sistema ferroviario en lugar de beneficiar al aerocomercial. Proponen la eliminación de vuelos de corta duración que puedan ser reemplazados por trenes, tal la tendencia en otros países europeos.

La organización ambientalista Greenpeace se manifestó días atrás en Madrid exigiendo a las autoridades españolas que fortalezca el sistema ferroviario y no continúe subsidiando al transporte aerocomercial.

La acción tuvo lugar en la estación de Atocha -una de las principales de la capital española- y consistió en el despliegue de una pancarta sobre los andenes con la leyenda “Ábalos, faltan trenes y sobran aviones”, en un reclamo dirigido al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana español, José Luis Ábalos.

Según explicó Greenpeace en un comunicado, entre las demandas se encuentran la eliminación de “los vuelos cortos cuando exista una alternativa en tren inferior a 6 horas”, un tema que está en agenda en Europa desde hace tiempo, tal como explicó este medio.

A su vez, la organización reclamó el restablecimiento de servicios y frecuencias que fueron suprimidos durante la cuarentena y “tarifas más accesibles” con la puesta en marcha de los trenes de alta velocidad “low cost” AVLO, que iban a comenzar a funcionar en abril pasado, pero cuya entrada en servicio se aplazó sin fecha debido a la pandemia.

La ONG cuestionó que la red ferroviaria española esté infrautilizada por una planificación errónea” pese a “la ingente inversión pública en nuevas líneas ferroviarias”.

Greenpeace destacó que “el avión es el modo de transporte más contaminante por viajero transportado, sobre todo cuando se trata de vuelos cortos”. Si bien admitió su necesidad para la conectividad de algunas regiones (como las insulares Canarias o Baleares), “sí podemos promover el tren para movernos dentro de la Península y evitar un gran número de vuelos innecesarios”. “El tren ha demostrado ser el transporte preferido por la población cuando es competitivo en tiempo y coste”, explicaron.

Cabe recordar que tanto el incremento de los servicios ferroviarios nocturnos como la sustitución de los vuelos de corta duración por viajes en tren está en boga en Europa, fundamentalmente por argumentos ambientales. Ejemplos de esto han podido verse recientemente en Holanda, donde KLM reemplazó vuelos entre Bruselas y Ámsterdam por trenes, y en Austria, donde el gobierno condicionó el rescate a la línea de bandera al recorte de las rutas aéreas de cabotaje. Proyectos para aplicar medidas similares en otros países tales como Italia y Francia, mientras que Alemania tomó la decisión de rebajar el IVA de los pasajes de tren e incrementarlo en los billetes de avión.

Comentarios