Las empresas ferroviarias de Austria y Suiza pactaron ampliar su red de trenes nocturnos, que ya cubre buena parte de esos países y partes de Alemania, Italia, Polonia, Hungría, Eslovenia, Eslovaquia, República Checa y Croacia. Alegan que los servicios son un éxito debido al creciente rechazo a viajar en avión por sus consecuencias ambientales.

Los Ferrocarriles Federales Suizos (SBB/CFF/FFS) y los Ferrocarriles Federales Austríacos (ÖBB) acordaron expandir su red de servicios ferroviarios nocturnos internacionales debido a «un significativo incremento de la demanda».

Ambas operadoras explicaron que Viena y Zúrich son los dos «hubs» más importantes de trenes nocturnos en Europa. La red de los servicios, bautizados «Nightjet», alcanza ciudades del interior de Austria (Bregenz, Feldkirch, Graz, Salzburgo) así como numerosos destinos internacionales tales como Zúrich, Zagreb, Liubliana, Hamburgo, Hannover, Fráncfort sobre el Meno, Berlín, Basilea, Breslavia, Varsovia, Cracovia, Fráncfort del Óder, Colonia, Düsseldorf, Múnich, Budapest, Bratislava, Praga, Milán, Florencia, Roma, Verona y  Venecia, entre otras.

Por regla general, los viajes comienzan después de las 19 horas y terminan entre las 8 y las 9 de la mañana en su lugar de destino, permitiendo a los usuarios realizar un viaje nocturno con todas las comodidades (los camarotes arrancan en 49 euros, pero pueden conseguirse asientos por apenas 29).

Tanto SBB como ÖBB recalcaron que el incremento de la demanda de los trenes nocturnos está directamente relacionado con la toma de conciencia por parte de los usuarios, «especialmente de los jóvenes», de los efectos ambientales nocivos del transporte aéreo.

Este debate que sacude a toda Europa ya ha llegado a los parlamentos con proyectos para prohibir los vuelos de corta duración que puedan reemplazarse por viajes en tren. En Suecia, país que en el último año ha visto incrementarse la demanda ferroviaria por esta razón, ya le han inventado una palabra al fenómeno: flygskam, o «vergüenza de volar». Mientras tanto, en Italia, Ferrovie dello Stato participará del rescate de la línea aérea de bandera Alitalia a la par que eliminará rutas de corta distancia que compitan con el ferrocarril.

El éxito de los «Nightjet» es tal que Austria encargó a Siemens la fabricación de 13 nuevas formaciones para incrementar sus servicios, a la par que se está en conversaciones con Ferrocarriles Checos para incrementar la capacidad de los servicios nocturnos entre Zúrich y Praga.

Comentarios