La aerolínea Austrian recibió un rescate de 600 millones de euros de parte del Estado. Como contrapartida, debe eliminar vuelos de cabotaje que puedan ser reemplazados por viajes de tren de menos de tres horas. A fines de este mes serán reemplazados los vuelos entre Viena y Salzburgo con servicios ferroviarios de la estatal ÖBB.

Desde el próximo 20 de junio, Austrian Airlines, línea de bandera austríaca, eliminará sus vuelos de cabotaje entre Viena y Salzburgo y los reemplazará por servicios ferroviarios que serán prestados por los Ferrocarriles Federales Austríacos (ÖBB, por sus iniciales en alemán).

La medida surgió como un coletazo imprevisto de la pandemia de coronavirus: ocurre que el gobierno de Austria -liderado por una coalición entre conservadores y ecologistas- condicionó la entrega de un paquete de rescate de 600 millones de euros a Austrian Airlines a la baja en emisiones y el recorte de rutas de cabotaje que puedan ser sustituidas por viajes en tren de menos de tres horas.

La coordinación con la aerolínea (bajo el nombre Austrian AIRail) implica que los pasajeros pueden realizar su check-in en las estaciones centrales de Linz y Salzburgo antes de abordar el tren, tienen derecho al uso del salón VIP de las estaciones ferroviarias en el caso de que sean pasajeros de clase ejecutiva y además reciben vouchers para consumos en el coche comedor del tren. Los posibles retrasos en el servicio ferroviario no representan un problema: el pasajero será reubicado en un próximo vuelo sin costo alguno.

La pieza clave del esquema, claro está, es el hecho de que el aeropuerto de Viena cuenta con una estación ferroviaria que es servida por diversos servicios locales, de media y larga distancia de la ÖBB y hasta por un ICE de la Deutsche Bahn.

Austria no es el primer país en tomar una medida de este tipo: tal como explicó enelSubte meses atrás, la aerolínea holandesa KLM inició el año pasado un proceso de reemplazo de sus vuelos entre Ámsterdam y Bruselas por servicios ferroviarios. Estas decisiones se dan en el marco de un debate más amplio que varios países europeos están dando sobre las consecuencias ambientales de la aviación comercial y la competitividad del ferrocarril en el segmento de los viajes de corta duración.

Cabe recordar que la ÖBB es una de las empresas que lleva la delantera en el campo de la innovación de servicios ferroviarios. Por caso, la empresa cuenta con una de las redes de trenes nocturnos internacionales más extensas de Europa.

Comentarios