Alstom presentó a la Comisión Europea de Competencia un plan para destrabar la fusión con Bombardier Transportation: proponen desinvertir en varias plantas en Francia y Alemania y vender desarrollos de cochemotores, trenes regionales y de alta velocidad. Buscan crear un "gigante europeo" capaz de rivalizar con la china CRRC.

Alstom está dispuesta a hacer importantes concesiones para conseguir la aprobación de su fusión con Bombardier Transportation, cuya adquisición por parte de la compañía francesa fue anunciada en febrero pasado.

Según anunció la empresa en un comunicado, para conseguir la aprobación de la Comisión Europea de Competencia, Alstom está dispuesta a vender su línea de trenes regionales e interurbanos “Coradia Polyvalent” y la planta de Reichshoffen (Francia) donde estos son producidos, mientras que Bombardier se desharía de su línea de cochemotores “Talent 3” y de la planta alemana de Hennigsdorf, y de su línea de trenes de alta velocidad V300 Zefiro.

Bombardier vendería una planta en Alemania y dos líneas de trenes.

Este anuncio realizado por la compañía surge a consecuencia de que en junio pasado las autoridades de competencia admitieran a trámite la fusión, aunque sin tomar ninguna resolución al respecto.

El organismo regulador, a cargo de la danesa Margrethe Vestager, frustró el año pasado la fusión de Alstom y Siemens Mobility, que estaba más que encaminada, con el argumento de una concentración excesiva en el mercado de la alta velocidad y el señalamiento. Fue precisamente el fracaso de esa fusión lo que motivó a Alstom a emprender la compra de la división de transporte de Bombardier.

De acuerdo con numerosos informes de la prensa europea, la operación de fusión de ambas compañías apunta a hacer frente a la creciente competencia internacional del fabricante chino CRRC, surgido de la unión de CNR y CSR.

El impacto en la Argentina

De las dos compañías, sólo Alstom tiene presencia en la Argentina: cuenta con una planta en Los Hornos (La Plata), que fue oportunamente visitada por enelSubte, y participa en numerosos proyectos ferroviarios, tanto de provisión de material rodante como de señalamiento y comunicaciones.

Bombardier, por su parte, amagó con instalarse en el país hace dos años para participar de la mega licitación de trenes que el gobierno anterior había planteado para la RER. Sin embargo, ante la caída del proyecto y la reducción del tamaño de la compra, la empresa -que, tal como reveló este medio, había evaluado presentar una oferta conjunta con Siemens– decidió no competir.

Comentarios