London Underground y SBASE firmaron un acuerdo de cooperación en diversas áreas. El convenio tiene su antecedentes en otros similares firmados años atrás con Madrid. Los frutos de la cooperación internacional y las recomendaciones desoídas.

Subterráneos de Buenos Aires firmó un acuerdo de cooperación con London Underground Limited, empresa operadora del Metro de Londres, para intercambiar  tecnología, mejorar prácticas y generar instancias de capacitación y trabajo conjunto de especialistas de ambos Metros.

En un comunicado indicaron que “esta asociación permitirá que ambas entidades se beneficien mutuamente a través de mecanismos de intercambio de información, datos estadísticos y generación de publicaciones; así como visitas técnicas, encuentros con expertos y capacitación para el desarrollo de proyectos de expansión, ejecución de obras civiles e implementación de sistemas de diagnóstico específicos sobre el servicio”.

“La cooperación abarcará numerosos aspectos de las actividades asociadas a la industria del transporte subterráneo incluyendo telecomunicaciones, tecnología y mantenimiento de flota, instalaciones fijas, prevención de siniestros, monitoreo de calidad ambiental, indicadores de operación, capacitación, desarrollo de infraestructura e ingresos no tarifarios””, explicaron desde la empresa estatal.

El acuerdo tiene sus antecedentes inmediatos en otros convenios del mismo tipo firmados hace años con el Metro de Madrid. A su vez, no es la primera vez que la actual gestión de SBASE celebra acuerdos con otras prestigiosas empresas de metro del mundo: en 2012 el actual gobierno contrató una auditoría integral al Subte a la empresa catalana TMB (Transports Metropolitans de Barcelona) y entre 2013 y 2014 cerró un acuerdo de asesoramiento en infraestructura con la francesa RATP (Régie Autonome des Transports Parisiens).

Claro está que no siempre SBASE sigue las recomendaciones de los metros que contrata: en el caso de la línea B prefirió cambiar la alimentación pese a las recomendaciones en sentido contrario hechas por la Auditoría de TMB. Londres, por caso, tiene todas sus líneas con alimentación por tercer riel: un sistema que ha sido demonizado por las actuales autoridades del Subte pese a su probada fiabilidad.

Comentarios