La Ciudad toma deuda para comprar 120 coches Alstom para la línea H

Mediante un decreto Macri efectivizó la toma de un préstamo por $ 216 millones de dólares para adquirir los 120 coches Alstom de la línea H, licitados a inicios de 2012. La Legislatura había autorizado la operación en noviembre pasado.

El pasado 3 de mayo el Jefe de Gobierno Mauricio Macri firmó el decreto 161/13, mediante el cual efectivizó la toma de un crédito por $ 216 millones de dólares para la provisión de los 120 coches (20 formaciones de seis) a fabricar por Alstom en su planta de San Pablo, Brasil, y que tendrán como destino la línea H.

En abril de 2012 la filial brasileña de la compañía francesa había ganado la licitación para la provisión de la flota para la línea más joven del Subte. La financiación originalmente prevista, que iba a ser otorgada por el BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social), entidad propiedad del Estado federal brasileño, no pudo concretarse debido a que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) no otorgó los avales correspondientes para obtenerla.

En virtud de esto la Ciudad saldrá a tomar deuda en el mercado. Dicha posibilidad había sido autorizada por la Legislatura porteña en noviembre del año pasado, con el objetivo de adquirir material rodante para la línea H. Se estima un plazo de 37 meses para su entrega, tras el cual relevarán a la veterana flota de trenes Siemens-Schuckert O&K de fabricación alemana puestos en funcionamiento de forma provisional en 2007, cuando la línea fue inaugurada con coches que al momento contaban con más de 70 años de uso.

Los trenes contarán con seis coches cada uno, siendo remolques los coches cabina y motrices los intermedios. De estos últimos, dos contarán con un pupitre de conducción auxiliar, a la manera de los Alstom Metropolis que circulan en la línea D. Contarán con un largo de 17 metros cada uno y un ancho de 2,60 m. y devolverán a catenaria la corriente generada en la etapa de frenado, la que podrá ser aprovechada por los demás trenes que se encuentren circulando. Adicionalmente, contarán con aire acondicionado y dispositivos de seguridad que absorverán la energía de eventuales impactos e impedirán que los coches se monten entre sí en caso de accidentes.

Comentarios