La renovación de vías del ramal a La Plata había sido lanzada en 2016 como parte del proyecto de electrificación del Roca. En abril del año pasado Dietrich dio de baja el proceso con el argumento de cambios en los pliegos, pero la obra no volvió a licitarse. Indefinción del nuevo Gobierno, a pesar de que la obra es financiada por el BID.

El Ministerio de Transporte de la Nación continúa sin definir qué ocurrirá con la obra de renovación de vías del ramal a La Plata de la línea Roca, que fue suspendida por el exministro Dietrich en abril del año pasado.

El proyecto, cabe recordar, contemplaba la renovación integral de vías del tramo City Bell – La Plata, que presenta un gran nivel de deterioro, y de los cuadros de las estaciones Berazategui y Hudson. Además, incluía la renovación o construcción de nuevas vías auxiliares en las estaciones Wilde, Quilmes, Hudson y Villa Elisa y el reemplazo de 20 aparatos de vía, levantando aquellos que hubieran sido declarados “fuera de servicio”.

La obra de renovación y mejoramiento de vías -parte del proyecto de mejora integral de ese ramal, cuyo aspecto más visible es la electrificación- había sido lanzada hacia fines de 2016. En septiembre de 2017 se abrieron los sobres de la licitación, presentándose dos consorcios: la UTE Spavias-Somafel y la UTE Comsa-Cartellone.

Si bien hubo un cambio de presupuesto en el medio, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que financia la obra, no puso objeciones y la licitación siguió su marcha. Sin embargo, antes de que se produjera la adjudicación, la SOFSE presentó una serie de modificaciones al proyecto, agregando obras que no estaban previstas y suprimiendo otras.

Entre modificaciones que introdujo la SOFSE se cuentan cambios en la vía Circuito, en el sector Bosques – Villa Elisaexcluido de los planes de electrificación-, la vía de sobrepaso en Hudson y en la vía cuarta (actualmente inactiva) de la estación Quilmes, además de la supresión de la vía tercera en City Bell y modificaciones en la parrilla de Plaza Constitución.

De acuerdo con las prácticas habituales en las licitaciones, tales modificaciones sustanciales obligaron a suspender el proceso en curso. Una situación análoga ocurrió con la segunda etapa del viaducto del Belgrano Sur (tramo Sáenz-Constitución), al incorporarse que debía ser construido con vía en placa. La licitación fue suspendida y se llamó a un nuevo concurso, que está próximo a adjudicarse.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió con el viaducto, la renovación de vías del Roca no volvió a ser licitada por el gobierno anterior en los meses que mediaron entre abril y diciembre, pero tampoco hubo señales al respecto de parte de las nuevas autoridades. A diferencia de otras obras, cuya demora parece deberse a cuestiones presupuestarias, la obra es financiada con el crédito del BID.

Al freno parece haber contribuido en buena medida la nebulosa en la que quedó la Unidad Ejecutora Central (UEC) del Ministerio de Transporte, rebautizada por la gestión de Dietrich como Dirección General de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales, tras el cambio de autoridades. Tal es así que la unidad no figura en el organigrama del ministerio y en su página web aún figura como responsable la exsecretaria de Obras de Transporte designada por el macrismo, Manuela López Menéndez. La funcionaria no solo renunció hace casi cuatro meses, sino que su secretaría tampoco existe ya.

Comentarios