Retomaron las obras en el Nodo Obelisco, que estaban frenadas por la cuarentena. Actualmente se trabaja en excavación y hormigonado para la segunda y tercera etapa del proyecto, que apunta a mejorar la combinación entre las líneas B, C y D, por la que en tiempos normales transitan 300 mil usuarios diarios. La primera etapa había sido inaugurada en agosto y parte de la segunda, en febrero.

Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) informó que fueron retomadas las obras del Nodo Obelisco, que apuntan a mejorar la combinación entre las líneas B, C y D, y que estaban suspendidas desde hace algunos meses por la cuarentena.

La empresa explicó que se está trabajando en “tareas de excavación y hormigones” y destacó que las actividades se retomaron con todas “las medidas de prevención necesarias”.

La primera etapa de la obra fue inaugurada en agosto del año pasado: comprendía un nuevo acceso en la calle Sarmiento al 800 (bautizado “Central Obelisco” por SBASE) con ascensores, escaleras mecánicas y pedestres, nuevo vestíbulo con boletería y un nuevo pasillo peatonal que conecta el andén de la estación Nueve de Julio (sentido a Catedral) de la línea D y el andén de Diagonal Norte de la línea C (sentido a Constitución).

El nuevo acceso de la calle Sarmiento, inaugurado en agosto pasado.

En febrero pasado fue el turno de la primera parte de la segunda etapa: se habilitaron nuevas salidas desde y hacia el andén sentido a Retiro de Diagonal Norte, con escaleras mecánicas y ascensores, que desembocan en el nuevo lobby y se vinculan con el acceso de la calle Sarmiento.

Entre las obras que aún están pendientes (y en marcha) se cuentan nuevos ascensores en la estación Nueve de Julio (uno en sentido a Congreso de Tucumán y otro en sentido a Catedral), la ampliación de los andenes de las estaciones Nueve de Julio y Diagonal Norte –cuyas mayólicas de alto valor patrimonial serán preservadas-, y la construcción de un pasillo peatonal de combinación independiente entre las líneas B y C (estaciones Diagonal Norte y Carlos Pellegrini). Esto evitará a los usuarios tener que transitar por los saturados andenes de la estación Nueve de Julio para poder pasar entre ambas líneas.

La combinación del Nodo Obelisco, donde convergen las líneas B, C y D es considerado “el punto más crítico de la red”. Antes de la pandemia circulaban por allí unos 300 mil pasajeros diarios. Su reforma había sido planteada por primera vez en 2012. Pese a que tenía financiamiento autorizado por la Legislatura, la obra fue dejada de lado ante la construcción del Metrobús Nueve de Julio. Tal como explicó entonces enelSubte, tras una profunda reformulación, el proyecto fue relanzado en 2016 y relicitado en 2017, comenzando los trabajos hacia fines de ese año.

Comentarios