Con un acto oficial fueron presentados los nuevos trenes Alstom NS 16 del Metro de Santiago. Se trata de los primeros trenes ensamblados en Chile. Comenzarán a circular en septiembre en las líneas 2 y 5. Se compraron 35 trenes de siete coches cada uno, a un valor de 1,3 millón de dólares.

En la mañana de este lunes fueron presentados oficialmente los nuevos trenes Alstom NS 16 del Metro de Santiago, que prestarán servicio en las líneas 2 y 5 de la red de la capital chilena.

El evento, que tuvo lugar en los Talleres Neptuno, contó con la presencia del Presidente de Chile, Sebastián Piñera, la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, el presidente del Metro de Santiago, Louis de Grange, entre otras destacadas autoridades del vecino país.

Los NS 16 son los primeros trenes de metro armados en Chile (con partes brasileñas) y se prevé que reemplazarán a los ya históricos Alstom NS 74, las formaciones inaugurales de la red de la capital trasandina.

Se trata de 35 formaciones de siete coches cada una, que irán ingresando a servicio progresivamente desde septiembre próximo. El contrato ya presenta un avance del 43%. En los últimos meses, Alstom y Metro de Santiago estuvieron realizando una serie de pruebas de circulación, lo que fue oportunamente informado por enelSubte.

El precio pagado por unidad fue de casi 1,3 millón de dólares, un valor inferior, por caso, al que Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) pagó por los CNR de la línea A (1,5 millón) y los Alstom 300 de las líneas D y H (1,8 millón).

La presentación de las unidades estuvo acompañada de una intensa campaña en redes sociales por parte del Metro de Santiago. La empresa estatal chilena lanzó videos, caricaturas y hasta un hashtag (#DestinoL2yL5) para promocionar los nuevos trenes.

Cabe recordar que la decisión de adquirir trenes nuevos fue tomada por el Metro de Santiago en 2016 luego de que se decidiera dejar de lado un proyecto para reformar los viejos trenes NS 74 y estirar su vida útil por 20 años más, que había llegado a ser licitado y adjudicado a Alstom. En el abandono de este proyecto incidió de forma determinante el hallazgo de asbesto entre sus componentes eléctricos, una situación análoga a la ocurrida en el Subte, donde se encontró asbesto en los trenes Mitsubishi, Nagoya, CAF-GEE y CAF 5000, lo cual precipitó la decisión de retirar varias de esas flotas del servicio activo.

Comentarios