Ya se encuentran en servicio en la línea D cinco formaciones Alstom 300. Incorporarán diez formaciones más. Esto permitirá ir retirando los más veteranos Fiat Materfer, que serán transferidos a la línea E. La obra del nuevo señalamiento CBTC, a la espera del financiamiento.

La incorporación de los nuevos trenes Alstom “300” a la línea D marcha a buen ritmo y ya se encuentran en servicio cinco formaciones de seis coches cada una.

La primera de esas formaciones había sido puesta en marcha en junio del año pasado, luego de un período de pruebas que se extendió por casi medio año.

Los nuevos trenes representan un pequeño alivio para los usuarios de la línea D, la segunda más utilizada de la red, que desde el año pasado arrastra problemas de funcionamiento y enfrenta un aumento de la demanda en la estación Pueyrredón como resultado de la combinación con la línea H.

Voceros de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) explicaron a este medio que el objetivo es incorporar diez trenes más en los próximos meses, hasta completar un total de 15 formaciones de este modelo en la línea D. Una idéntica cantidad será asignada a la línea H. Con esto quedará relativamente estandarizada la flota de esa línea, que pasaría a tener una flota integrada únicamente con trenes Alstom (series 100 y 300).

Los más antiguos Fiat Materfer, en tanto, serán retirados y transferidos a la línea E, donde ya circula una buena cantidad y cuya flota quedará integrada exclusivamente por trenes de este tipo para fines del próximo año.

Los Alstom 300 de la línea D, aunque idénticos a los de la línea H, funcionan con el sistema de señales ATP (Automatic Train Protection) en lugar del CBTC (Communications-Based Train Control) con el que trabajan en la línea más nueva de la red. Si bien existen planes para colocar un CBTC en la línea D -de hecho, ya se ha licitado y se encuentran en carrera por el contrato Alstom y la UTE Siemens-Roggio- la obra se encuentra demorada a la espera de que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) apruebe el financiamiento necesario para llevarla adelante.

El CBTC permitirá mejorar la frecuencia y regularidad del sistema, merced a la reducción de las distancias de seguridad entre los trenes en circulación y a la reducción de la intervención humana en el proceso de operación de las formaciones en diferentes grados de automatización. Hasta que estas mejoras sustanciales puedan implementarse, la entrada en servicio de nuevos trenes representa un pequeño alivio para los usuarios de una de las líneas más demandadas del Subte.

Comentarios