En el Metro de Santiago ya realizan pruebas a los flamantes trenes Alstom NS 16. Se trata de 35 formaciones de siete coches cada uno que serán destinados a las líneas 2 y 5, donde reemplazarán a los trenes NS 74, los inaugurales de la red. Costaron 1,3 millón por unidad. El proyecto de reforma de los NS 74 fue cancelado tras el hallazgo de asbesto entre sus piezas.

El Metro de Santiago se encuentra realizando pruebas dinámicas en trenes cero kilómetro que serán incorporados próximamente a su red. Al momento se están realizando estudios en los sistemas de tracción y frenado.

Se trata de las primeras formaciones Alstom NS 16, que serán destinados a las líneas 2 y 5 en reemplazo de los veteranos Alstom NS 74 con los que se inauguró la red de la capital chilena en 1975.

Frontal de los nuevos trenes Alstom NS 16.

Los NS 16 serán, además, los primeros trenes armados en Chile que circularán por el Metro de Santiago. Si bien los componentes fueron fabricados en la planta que Alstom posee en Lapa (San Pablo, Brasil) -la misma donde se construyeron los Alstom “300” de las líneas H y D del Subte-, los trenes son ensamblados en los Talleres Neptuno del Metro de Santiago, ubicados en cercanías de la estación homónima de la línea 1.

El contrato con Alstom contempla la fabricación de 245 coches (35 trenes de siete coches cada uno) y su mantenimiento por un plazo de 20 años. El precio pagado por unidad fue de casi 1,3 millón de dólares, un valor inferior, por caso, al que Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) pagó por los CNR de la línea A (1,5 millón) y los citados Alstom de las líneas D y H (1,8 millón).

La decisión de adquirir trenes nuevos fue tomada por el Metro de Santiago en 2016 luego de que se decidiera dejar de lado un proyecto para reformar los viejos trenes NS 74 y estirar su vida útil por 20 años más, que había llegado a ser licitado y adjudicado a Alstom. En el abandono de este proyecto incidió de forma determinante el hallazgo de asbesto entre sus componentes eléctricos, una situación análoga a la ocurrida en el Subte, donde se encontró asbesto en los trenes Mitsubishi, Nagoya, CAF-GEE y CAF 5000.

Cabe recordar que esa operación había sido objeto de una polémica entre el Metro de Santiago y CAF, que había perdido la licitación: el entonces presidente de la empresa estatal chilena, Rodrigo Azócar, había denunciado un “lobby escandaloso” de parte de la compañía española para quedarse con el contrato luego de que se cancelara la reforma de los NS 74, tal como oportunamente informó este medio.

Comentarios