Rodriguez Larreta confirmó que la extensión de la línea E se abrirá al público el próximo lunes. Si bien estaba previsto habilitarla esta semana, fue postergada por razones de “agenda” y por la superposición con la inauguración del Paseo del Bajo. La extensión en números.

Las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro de la línea E serán abiertas al público el próximo lunes 3 de junio, confirmó ayer el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Si bien estaba previsto que las estaciones fueran inauguradas esta semana, finalmente su apertura fue postergada por “cuestiones de agenda” y por la superposición que hubiera implicado con la apertura del Paseo del Bajo, la autopista para tránsito pesado que fue habilitada el pasado lunes.

Además, explicaron fuentes del Gobierno a enelSubte, de cara a las elecciones la estrategia es “dosificar” las inauguraciones y acompañarlas de eventos culturales y gastronómicos como los que tuvieron lugar en ocasión de la apertura del Viaducto Mitre y el citado Paseo del Bajo.

Cabe recordar que la extensión de la línea E será la última inauguración de Subte en mucho tiempo. Una vez abiertas no quedará ninguna estación en obra y no hay planes ciertos de comenzar con ninguna en el corto plazo: es la primera vez que esto sucede en casi 50 años.

Se trata, en rigor, de una obra civil que el GCBA recibió terminada en 2015 –tras muchas demoras, el gobierno de Cristina Kirchner había terminado ejecutando un trabajo que era responsabilidad original de Metrovías–, pendiente del tendido de vías, la realización de obras de potencia y ajustes finales en las estaciones. Esas obras complementarias fueron paralizadas por dos añosmientras se realizaba a todo vapor el Metrobús del Bajo– hasta ser finalizadas en oportuna coincidencia con las necesidades electorales de Horacio Rodríguez Larreta. También de Mauricio Macri, cuya presencia se prevé en la inauguración.

La extensión a Retiro será la primera de la línea E desde 1986. Con ella, la línea sumará unos dos kilómetros de recorrido y dos nuevas combinaciones: con la línea B en Correo Central y con la línea C en Retiro. A su vez, dará cobertura a una zona del Bajo porteño que no tenía Subte (el sector de Catalinas) y tocará una terminal ferroviaria por primera vez desde 1966. Se estima que las nuevas estaciones tendrán en conjunto un caudal de 63 mil usuarios.

Desde Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) aseguran que una vez extendida la línea ofrecerá una frecuencia de 4:30 minutos en hora pico y estiman que para fin de año se alcanzará la frecuencia objetivo de 3:30 minutos en esa misma franja horaria.

La empresa estatal apunta a una mejora en la performance de la línea gracias a la incorporación de más formaciones Fiat Materfer, que combinadas a las CAF-GEE sumarán un total de 21 trenes. Además, calculan que con la puesta en marcha del Taller Lacarra mejorará sustancialmente el mantenimiento y la disponibilidad de la flota.

Comentarios